RECTOS MEDIOS DE SUSTENTAMIENTO DE VIDA

 ©Giuseppe Isgró C.

 Juan Montalvo, en cierta ocasión, expresó: -“Todo hombre es dueño de su suerte”-. Homero, sabiamente, puso en boca de los dioses un comentario mediante el cual señalaban que los seres humanos les culpaban a ellos de los males que les aquejaban sin percatarse de que la mayoría de los mismos no estaban en los planes divinos de que los tuviesen sino que se debían a su propia insensatez. -¿Qué significa una existencia desenvuelta con rectos medios de sustentamiento de vida? En primer lugar, vivir ejerciendo la practica de todas las virtudes, donde la honradez, el honor, la dignidad, la fortaleza, la templanza, el autodominio, la humildad, la autenticidad, la sobriedad, el valor, el amor, la prudencia, la justicia, la voluntad, la determinación, la confianza, el trabajo asiduo, el estudio, la meditación, la lucidez espiritual, y la inquebrantable fe en los propios ideales, entre otros valores, impulsen la propia acción a disfrutar de una vida plena, con la conciencia en paz, aportando el mejor servicio a la colectividad en que se vive, dando valor por valor.

Tú tienes el derecho a disfrutar de los elevados privilegios que brinda toda existencia, en igualdad de condiciones con todos, en la ley cósmica, de acuerdo con los méritos acumulados por los rectos pensamientos, sentimientos, palabras y acciones bajo las égidas de la ley de atracción y de la ley de compensación. Puedes alcanzar cualesquiera objetivos que te propongas, siempre y cuando sean realistas, alcanzables e impliquen un reto y los enuncie por escrito para darle carácter de permanencia y te avoques con confianza a realizarlos uno a uno, en el espacio y en el tiempo suficientes. Nada que concibas en tu mente como objetivo digno de ser alcanzado es imposible de hacerlo, a menos que dejes de ejecutar la acción correspondiente. Todo es posible para quien tiene una idea digna de ser realizada y emprende la acción respectiva a tales efectos.

La honradez es la clave en los rectos medios de sustentamiento de vida. Vivimos en un universo lleno de abundancia, que ha dispuesto las cosas para que los seres humanos sean inmensamente ricos, sabios y felices. ¿Por qué, entonces, tantos seres humanos aún deben descubrir el secreto de que la única manera de ser feliz es la de conducir la propia existencia con rectos medios de sustentamiento? Esta es la gran paradoja. La vida es muy sencilla; quienes la complican son los seres humanos por violentar los principios éticos que la rigen.

Es indispensable, en primer lugar, prepararse desde temprana edad en una profesión por medio de la cual se pueda vivir una vida digna. A tales efectos, cada quien muestra una vocación que le identifica con actividades mediante las cuales le es posible alcanzar ese resultado. Tan pronto se hayan culminado los propios estudios profesionales, la persona debe abocarse a conseguir una actividad que le permita vivir una vida digna y plena, desarrollando el sentido de la auto-realización. Los rectos medios de sustentamiento de vida deben contribuir a satisfacer, en primer lugar, a las necesidades básicas, como alimento, vestido, vivienda, necesidades fisiológicas, transporte, etcétera. En segundo lugar, la seguridad de que, en el espacio y en el tiempo, seguirá disfrutando de las mismas, además de la propia integridad personal y la de su patrimonio.

En tercer lugar, debe permitirle el acceso a un lugar de trabajo acorde con sus aptitudes y aspiraciones de riqueza personal, como objetivos de sustento; luego, el salario profesional le facilitará acceder a cualesquiera grupos de su interés, como, por ejemplo: familiar, formando familia; de hobby, para alternar trabajo con descanso; como actividad de servicio a la colectividad, mediante clubes de servicios, como el Club de Leones y el Rotary Club, Logia Masónica, Catedra Espírita, Grupo Espiritual, etcétera, mediante la cual podrá estar en contacto con todos los hermanos y brindar el mejor servicio posible a la colectividad. En cuarto lugar, alcanzar un liderazgo situacional que le impele a las grandes realizaciones, llegando a ser un profesional independiente exitoso, o un comerciante digno de ser admirado.

Por último, cuando ya la persona ha construido en lo externo, experimentará las necesidades para comenzar a hacerlo en lo interno, mediante la canalización de los sentimientos de auto-realización. Para esto, es preciso vivir la propia vida con autenticidad, honradez, sinceridad y valentía, para reflejar la divinidad interior y ser, cada quien, lo que es: un ser análogo al Creador Universal. La visión existencial regida por los valores universales es la que permitirá elegir el camino correcto a seguir en la propia área de desempeño profesional. Dentro de la senda profesional a elegir, cada persona requiere culminar una carrera universitaria, desarrollar investigaciones de diferente índole, adquirir un coche, una vivienda, y cualesquiera otros medios de vida o de trabajo necesarios, y aportar lo mejor de su ser a la sociedad de la cual forma parte. Precisa atreverse a dar el primer paso, a seguir los restantes, a sostener su punto de vista cuando éste representa la verdad por la cual vive y cuya percepción perfecciona.

Debe dominar su mente, la acción, ser tolerante, vivir con contentamiento, manteniendo una constante unidad de propósitos, confianza en sí y en las leyes eternas de la vida y sobre todo trabajar en silencio, emulando a la naturaleza y emprender la búsqueda esencial, en la quietud interior del ser, que habrá de conducir, a cada quien, a la conexión divina con el Creador Universal, fuente esencial de la que fluye la luz, la sabiduría, la fortaleza, el amor y la energía creadora que sustenta toda vida recta vivida con dignidad. La disciplina, interior y exterior, otorgará el dominio esencial de sí y de las circunstancias para afrontar la vida con éxito y alcanzar todas las metas fundamentales que se vaya proponiendo en el eterno ahora.

La meditación, el discernimiento, la constancia, la voluntad y la imaginación son herramientas que es preciso desarrollar, pero todos unidos por el ideal, en perfecta coordinación, aportamos la piedra labrada con el cincel de la voluntad y la práctica de todas las virtudes, para la construcción de la Gran Obra. Es preciso desbastar la piedra bruta y conocer en que lugar encajamos dentro del Edificio Cósmico que contribuimos a construir; en el mismo, al igual que en la fuente universal de la que emanamos, se encuentra nuestro propio espacio existencial. A nivel general, en nuestro trabajo, cuando la gente descubra la efectividad del propio servicio y la seriedad de nuestra conducta, le dará la preferencia debida a la hora de elegir.

Libre y de buenas costumbres debe ser toda persona para convertirse en un hijo –o hija- de la luz. Es preciso cultivar el sano orgullo, como ideal esencial de vida, de que todo lo que ganas lo es honradamente, y de que cada bocado que llevas a la boca no sólo no se lo debes a nadie sino que es fruto de tu trabajo honesto, con lo cual tus sueños, cada noche, serán apacibles, por tu conciencia justa y tranquila. ¿Qué más tesoro que éste? Adelante.

e su suerte”-. Homero, sabiamente, puso en boca de los dioses un comentario mediante el cual señalaban que los seres humanos les culpaban a ellos de los males que les aquejaban sin percatarse de que la mayoría de los mismos no estaban en los planes divinos de que los tuviesen sino que se debían a su propia insensatez. -¿Qué significa una existencia desenvuelta con rectos medios de sustentamiento de vida? En primer lugar, vivir ejerciendo la practica de todas las virtudes, donde la honradez, el honor, la dignidad, la fortaleza, la templanza, el autodominio, la humildad, la autenticidad, la sobriedad, el valor, el amor, la prudencia, la justicia, la voluntad, la determinación, la confianza, el trabajo asiduo, el estudio, la meditación, la lucidez espiritual, y la inquebrantable fe en los propios ideales, entre otros valores, impulsen la propia acción a disfrutar de una vida plena, con la conciencia en paz, aportando el mejor servicio a la colectividad en que se vive, dando valor por valor. Tú tienes el derecho a disfrutar de los elevados privilegios que brinda toda existencia, en igualdad de condiciones con todos, en la ley cósmica, de acuerdo con los méritos acumulados por los rectos pensamientos, sentimientos, palabras y acciones bajo las égidas de la ley de atracción y de la ley de compensación. Puedes alcanzar cualesquiera objetivos que te propongas, siempre y cuando sean realistas, alcanzables e impliquen un reto y los enuncie por escrito para darle carácter de permanencia y te avoques con confianza a realizarlos uno a uno, en el espacio y en el tiempo suficientes. Nada que concibas en tu mente como objetivo digno de ser alcanzado es imposible de hacerlo, a menos que dejes de ejecutar la acción correspondiente. Todo es posible para quien tiene una idea digna de ser realizada y emprende la acción respectiva a tales efectos. La honradez es la clave en los rectos medios de sustentamiento de vida. Vivimos en un universo lleno de abundancia, que ha dispuesto las cosas para que los seres humanos sean inmensamente ricos, sabios y felices. ¿Por qué, entonces, tantos seres humanos aún deben descubrir el secreto de que la única manera de ser feliz es la de conducir la propia existencia con rectos medios de sustentamiento? Esta es la gran paradoja. La vida es muy sencilla; quienes la complican son los seres humanos por violentar los principios éticos que la rigen. Es indispensable, en primer lugar, prepararse desde temprana edad en una profesión por medio de la cual se pueda vivir una vida digna. A tales efectos, cada quien muestra una vocación que le identifica con actividades mediante las cuales le es posible alcanzar ese resultado. Tan pronto se hayan culminado los propios estudios profesionales, la persona debe abocarse a conseguir una actividad que le permita vivir una vida digna y plena, desarrollando el sentido de la auto-realización. Los rectos medios de sustentamiento de vida deben contribuir a satisfacer, en primer lugar, a las necesidades básicas, como alimento, vestido, vivienda, necesidades fisiológicas, transporte, etcétera. En segundo lugar, la seguridad de que, en el espacio y en el tiempo, seguirá disfrutando de las mismas, además de la propia integridad personal y la de su patrimonio. En tercer lugar, debe permitirle el acceso a un lugar de trabajo acorde con sus aptitudes y aspiraciones de riqueza personal, como objetivos de sustento; luego, el salario profesional le facilitará acceder a cualesquiera grupos de su interés, como, por ejemplo: familiar, formando familia; de hobby, para alternar trabajo con descanso; como actividad de servicio a la colectividad, mediante clubes de servicios, como el Club de Leones y el Rotary Club, Logia Masónica, Catedra Espírita, Grupo Espiritual, etcétera, mediante la cual podrá estar en contacto con todos los hermanos y brindar el mejor servicio posible a la colectividad. En cuarto lugar, alcanzar un liderazgo situacional que le impele a las grandes realizaciones, llegando a ser un profesional independiente exitoso, o un comerciante digno de ser admirado. Por último, cuando ya la persona ha construido en lo externo, experimentará las necesidades para comenzar a hacerlo en lo interno, mediante la canalización de los sentimientos de auto-realización. Para esto, es preciso vivir la propia vida con autenticidad, honradez, sinceridad y valentía, para reflejar la divinidad interior y ser, cada quien, lo que es: un ser análogo al Creador Universal. La visión existencial regida por los valores universales es la que permitirá elegir el camino correcto a seguir en la propia área de desempeño profesional. Dentro de la senda profesional a elegir, cada persona requiere culminar una carrera universitaria, desarrollar investigaciones de diferente índole, adquirir un coche, una vivienda, y cualesquiera otros medios de vida o de trabajo necesarios, y aportar lo mejor de su ser a la sociedad de la cual forma parte. Precisa atreverse a dar el primer paso, a seguir los restantes, a sostener su punto de vista cuando éste representa la verdad por la cual vive y cuya percepción perfecciona. Debe dominar su mente, la acción, ser tolerante, vivir con contentamiento, manteniendo una constante unidad de propósitos, confianza en sí y en las leyes eternas de la vida y sobre todo trabajar en silencio, emulando a la naturaleza y emprender la búsqueda esencial, en la quietud interior del ser, que habrá de conducir, a cada quien, a la conexión divina con el Creador Universal, fuente esencial de la que fluye la luz, la sabiduría, la fortaleza, el amor y la energía creadora que sustenta toda vida recta vivida con dignidad. La disciplina, interior y exterior, otorgará el dominio esencial de sí y de las circunstancias para afrontar la vida con éxito y alcanzar todas las metas fundamentales que se vaya proponiendo en el eterno ahora. La meditación, el discernimiento, la constancia, la voluntad y la imaginación son herramientas que es preciso desarrollar, pero todos unidos por el ideal, en perfecta coordinación, aportamos la piedra labrada con el cincel de la voluntad y la práctica de todas las virtudes, para la construcción de la Gran Obra. Es preciso desbastar la piedra bruta y conocer en que lugar encajamos dentro del Edificio Cósmico que contribuimos a construir; en el mismo, al igual que en la fuente universal de la que emanamos, se encuentra nuestro propio espacio existencial. A nivel general, en nuestro trabajo, cuando la gente descubra la efectividad del propio servicio y la seriedad de nuestra conducta, le dará la preferencia debida a la hora de elegir. Libre y de buenas costumbres debe ser toda persona para convertirse en un hijo –o hija- de la luz. Es preciso cultivar el sano orgullo, como ideal esencial de vida, de que todo lo que ganas lo es honradamente, y de que cada bocado que llevas a la boca no sólo no se lo debes a nadie sino que es fruto de tu trabajo honesto, con lo cual tus sueños, cada noche, serán apacibles, por tu conciencia justa y tranquila. ¿Qué más tesoro que éste? Adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s