EL PODER DEL AUTODOMINIO

AUTODOMINIO

EL PODER DEL AUTODOMINIO

Del libro:

Cómo Potenciar el Autodominio

Autor: ©Giuseppe Isgró C.

 

-“Domina tu carácter…”-.

Horacio

-“No se puede tener mayor,

ni menor señorío que el de sí mismo”-.

Leonardo da Vinci

-“Quien posea dominio de sí mismo, será dueño de fuerza….., tendrá la fuerza necesaria para ver las cosas con claridad, juzgarlas por lo que en realidad son, incrementar mucho el por ciento de las situaciones vitales que tornará en su beneficio y el de otros”.

Napoleón Hill

-“Vivir es engendrar energía; dominarse es acumularla; pensar es irradiarla; emocionarse es esforzarla; renovar el esfuerzo es acentuar lo precedente”-.

Paul C. Jagot

-“…Ese aprendizaje sólo pueden emprenderlo con provecho quienes posean ya el dominio de sí mismos”-.

Alexis Carrel

-El autodominio es el poder supremo. Quien se auto-domina, domina todo, en su respectivo grado de conciencia y nivel evolutivo-.

Giuseppe Isgró Cattafi

  

El poder del autodominio permite ejercer un amplio control sobre sí, sobre las propias imágenes mentales, pensamientos, acciones, sentimientos, emociones, sensaciones y facultades físicas, mentales y espirituales en general.

La clave del poder de psico-control personal consiste en tener, ante de todo, una visión clara de la realidad circundante, cuya percepción permita forjar una misión esencial en la vida, en base a las responsabilidades sociales que se tiene la disposición de asumir, para ubicarse en el espacio y en el tiempo y en un área determinada de actividades.

Los resultados que precisan ser alcanzados –como misión de vida- permiten establecer las metas específicas hacia las cuales concentrar, con constancia, los recursos, esfuerzos, energía y entusiasmo.

Establecidas las metas que orientan el propio curso de acción, -o del equipo humano que se dirige-, es necesario, además, controlar que los resultados están siendo logrados, para retroalimentar cualquier eventual desviación.

El autodominio es sinónimo de psico-autocontrol.

 

PSICO-AUTOCONTROL:

El proceso de psico-autocontrol se puede subdividir en cuatro fases:

  1. Dominio del cuerpo.

  2. Dominio del alma.

  3. Dominio del Espíritu.

  4. Psico-control integral y su interrelación con el Universo.

 

  1. DOMINIO DEL CUERPO:

 

El cuerpo es el vehículo del Espíritu, para realizar su labor en el plano físico de la existencia humana; obedece sus directrices y las influencias del alma. Sin embargo, tiene sus propias leyes, cuyo conocimiento es indispensable para el dominio de sus funciones.

EL DOMINIO DEL CUERPO REQUIERE:

  1. Dominio de las percepciones y estímulos sensoriales, para que, una vez recibidos e interpretados, a nivel mental, la reacción a los mismos sea auto controlada, para optimizar la canalización de la propia energía creativa en resultados positivos, aceptables y que dejen una sensación de autorrealización.

  2. Equilibrio: Usar la maquina humana de manera que se mantenga el equilibrio entre actividad y descanso y entre estudio y acción.

  3. Cuido de la maquina humana: El cuerpo humano es un instrumento perfecto, capaz de mantener la salud y una larga vida, si se proporciona un régimen alimenticio adecuado, utilizando sólo sustancias saludables, con ejercicio suficiente, práctica de la relajación, yoga, afirmaciones positivas, sueño reparador, atención médica oportuna con homeopatía y sana alimentación, excluyendo de la dieta diaria los cinco grandes enemigos de la salud, en orden de importancia: Pollo y huevos, carne de cerdo, azúcar, pimentón y manzanilla (chamomilla).

  4. El cuerpo da sus propias señales cuya observación es una forma efectiva de autodominio. Por ejemplo: Cuando presenta signos de cansancio hay que darle descanso. Pero, si cuando debe trabajarse el cuerpo está cansado hay que llevar a cabo la debida retroalimentación para corregir la causa, lo cual, la mayoría de las veces es la de haber ingerido alimentos pasivos, a base de carbohidratos y azúcar, en la mañana, cuando lo indicado hubiera sido proporcionarle alimento proteico, que estimula a la acción. Para efectuar un efectivo autocontrol es indispensable posesionarse del conocimiento de las leyes de la salud o consultar al médico homeópata y profesional en dietética.

  5. Dominio del cuerpo por la mente: El cuerpo está dotado por el más poderoso ordenador –computadora- del Universo, pero, hasta que grado se es capaz de accionarlo? A través de directrices psíquicas como la auto-hipnosis, autosugestiones o afirmaciones positivas, práctica del yoga, zen, relajación creativa, meditación, psico-programaciones y órdenes post-hipnóticas entre otras. Es posible condicionar la mente humana de tal manera de lograr la máxima efectividad, equilibrio, optimización de funciones fisiológicas o de otra índole, desarrollo a un mejor nivel de expresión de las propias facultades de percepción, memoria y control de hábitos.

  6. El cuerpo obedece a la mente cuando la persona se autogobierna, pero aquél puede imponer su dominio sobre ésta , si el espíritu suelta las riendas o infringe las leyes naturales.

  7. El espíritu es el piloto que guía la carrera integral del ser, cuya fase es estudiada más adelante.

    1. DOMINIO DEL ALMA:

El alma es el vehículo etérico del espíritu. Está formada por materia quintaesenciad, la cual es fluídica y plástica, a la vez.

El alma, además de fungir como intermediaria entre el cuerpo y el espíritu, alberga una síntesis de todos los instintos y sustancias de los tres reinos naturales. Tiene capacidad de sensibilidad, emociones y percepción extra-sensorial. Los pensamientos del ente espiritual se manifiestan por su intermedio, como imágenes que se impregnan de la materia quintaesenciada, como vehículo etérico, fungiendo, -dichas imágenes- como contenedores magnéticos, que, por asociación, atraen y llenan, de contenido análogos, la manifestación física existencial.

El dominio del alma se lleva a efectos mediante el control de las imágenes mentales. Domina tus imágenes mentales y dominarás el mundo, hasta donde tu poder creativo alcance, en armonía con los designios del Gran Arquitecto del Universo. De esta forma te armonizas con los planes cósmicos, siendo la Inteligencia Infinita la que se expresará a través tuyo, alcanzando una posición de poder en cierto eslabón de la cadena universal, desde la cual te haces más útil a la realización evolutiva en el mundo en que vives.

 

  1. EL DOMINIO DEL ESPÍRITU:

 

El espíritu es la sede de la inteligencia; es la personalidad del alma, la cual posee un potencial ilimitado que desarrolla, gradualmente, en múltiples ciclos de vida, en diferentes planetas del Universo.

Además, tiene capacidad de percepción espiritual, tanto a nivel de espíritu, como de la ecología mental y física.

Es decir, en su fase de encarnación humana, las percepciones objetivas, el espíritu, las recibe a través de los cinco sentidos; pero, emancipándose, -por vía psico-sensorial-, puede obtener informaciones anímicas y espirituales, y aún físicas, de lugares adyacentes o lejanos.

Las percepciones son recibidas, en el mundo espiritual, por intermedio del alma y las del mundo físico, también por su intermedio, previa recepción por los sentidos físicos.

Los sentimientos son expresiones propias del espíritu, los cuales conforman una serie de sentidos espirituales como: el sentido del amor, de la prudencia, de la justicia, de la compensación, de la igualdad, de la afinidad, dirección u orden, del equilibrio, de la verdad, de la realización, del deber, de la belleza, de la fortaleza y de la templanza, etcétera, en perfecta correspondencia con cada uno de los valores universales, respectivamente.

Estos sentidos espirituales generan, en el espíritu,  sentimientos análogos al respectivo valor representado por cada uno de ellos, los cuales se expresan, en el alma, en forma de emociones y en el cuerpo como sensaciones equivalentes. De igual manera, se traducen –a nivel anímico- los estímulos físicos o sensaciones del cuerpo.

La persona, en estado de vigilia, puede auto-programarse, con efectividad, por medio de autosugestiones, preferiblemente después de haber contemplado, por un rato, un objeto oscuro o brillante, y momentos antes de disponerse a dormir, para facilitar su absorción por la mente psiconsciente, a nivel del alma.

El dominio del espíritu se lleva a efectos mediante el conocimiento, la sabiduría, la luz y el amor como suprema fuerza equilibrante del Universo. El del alma a través del equilibrio energético y control de imágenes mentales.

El del cuerpo, es un reflejo del autodominio ejercido en los planos anteriores y de las programaciones que a tales efectos se haya efectuado. A nivel objetivo, se ejerce a través del autocontrol consciente.

El jefe es el espíritu, el alma es el instrumento energético que funciona mediante órdenes visuales-imágenes visualizadas-, y el cuerpo es el vehículo físico, con el cual se actúa en el mundo material.

El autodominio debe ser ejercido en los tres niveles.

  1. PSICO-CONTROL INTEGRAL E INTERRELACIÓN CON EL UNIVERSO:

El autodominio integral, se lleva a cabo, simultáneamente, en los planos espiritual, anímico y físico. Tanto en su fase de encarnación física como en la del espíritu, la persona está vinculada con ambos mundos: físico y espiritual, pero en conjunto, conforman una sola ECOLOGÍA MENTAL integrada por las mentes de todas las personas del mundo físico, en un momento dado, y por los entes que viven en su fase de espíritu.

Dicha ecología mental está diferenciada por grados evolutivos o esferas mentales, con las cuales, cada ser, encarnado o espíritu, mantiene contacto permanente a través de la facultad de telepatía –comunicación de contenidos mentales-. Hermes Trismegisto, lo expresó sabiamente, en la Tabla Esmeraldina, cuando dijo: -“Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba, para que se cumpla la gran obra de la Creación”-.

El verdadero gobierno del mundo está en el plano del espíritu. Los seres humanos encarnados son instrumentos de los directores espirituales bajo cuya influencia actúan. Nada ocurre en el plano físico que no haya sido autorizado o permitido, previamente, en el espiritual, dejando, por supuesto, el ejercicio del libre albedrío, -hasta cierto punto-, para permitir que las personas interesadas, por libre iniciativa o conciencia, se integren armónicamente a los planes cósmicos.

Una vez que la persona transgredió las leyes naturales, es sacada del escenario donde es factor discordante hasta que haga conciencia, rectifique, compense sus acciones y se auto-domine, entonces es utilizada de nuevo –con normalidad- en los planes del Gran Arquitecto del Universo.

El poder del autodominio es esencial para optar a las grandes responsabilidades cósmicas, según el propio avance evolutivo.

Las personas con dotes de liderazgo, a nivel mundial, son receptoras de órdenes espirituales y/o sugerencias, las cuales reciben mediante intuiciones, “corazonadas”, presentimientos e inspiraciones que al llevarlas a efectos con éxito, se suelen vanagloriar, al decir: -“Cuando menos lo esperaba, me vino la idea en la mente, creí en ella y la llevé a cabo resolviendo la situación con suceso”-.

Por supuesto, muchas de estas intuiciones  son percepciones o lecturas psico-sensoriales que, en proyección, el espíritu, por si mismo, obtiene.

Si esa idea, “corazonada”, es la programación u orden espiritual, recibida de los directores a cuyo cargo está el desarrollo de la evolución del planeta tierra o de cualquier otro planeta del Universo donde dichos actos se llevan a efectos, el merito consiste en ser consciente de dicha intuición y realizarla.

                                                                    

 

CÓMO DESARROLLAR EL PODER DEL AUTODOMINIO:

 

El conocimiento y la luz del espíritu, dan libertad de acción. Sin estas condiciones, decían los antiguos, -“puede un rey ser sirviente, mientras que un esclavo lúcido mandar y ser obedecido”-.

El autodominio sintetiza el verdadero poder. Cada quien, puede utilizar su creatividad interior para equilibrar, en un férreo dinamismo, las circunstancias de su vida. El secreto consiste en dejar el impulso de dominar a otras personas y, en su lugar, dominarse, lo cual es más productivo y factible.

Quien lograre dominar a alguien, por un lado de la cadena estará la persona dominada y por el otro, la dominadora, ambas esclavizándose recíprocamente.

La persona sabia permanece sin ataduras. Epicteto, en su famoso Manual, sostenía: -“la libertad interior, no de las circunstancias, sino de sí, es el supremo bien que se ha de adquirir”-.

La Ley Cósmica del Autodominio, expresa: –Quien se auto-domina controla, en forma análoga, -y simultáneamente- las circunstancias del mundo exterior, por cuanto, poniendo orden en lo interno, se ordena, proporcionalmente, en lo externo-.

Los hábitos y creencias que se desean transformar en sus polos opuestos positivos, indican el claro camino hacia el cual debes orientar la aplicación del poder del autodominio, en cuyos procesos aplicas, además de la voluntad, la imaginación modeladora, visualizando las cualidades o situaciones apetecidas.

Visualiza, una y otra vez, en estado de relajación profunda, la acción que conlleva a la posesión del nuevo hábito, siempre en su fase culminante o etapa final satisfactoria, como si ya lo poseyese y formase parte de tu personalidad.

Ejerce el poder del autodominio cada día en un mayor y mejor grado de acción efectiva y óptimos resultados. Busca la cooperación cósmica y encuentra el lugar que te corresponde, en el eterno presente, ahora, en el orden universal de todas las cosas, dando y recibiendo ayuda, prestando el servicio que tu responsabilidad, iniciativa y capacidad te permitan, con lo cual, cosecharás las bendiciones y compensaciones equivalentes.

El poder del autodominio da seguridad, confianza propia y ajena; inspira y atrae la buena voluntad.

Práctica la autodisciplina, el método científico de trabajo, la constancia, la tenacidad, la paciencia, la serenidad, el estudio continuo, la superación gradual, el amor, la tolerancia, la benevolencia, la motivación y el entusiasmo. Sigue adelante con la mira puesta en el blanco. Uno prioritario a la vez.

Autosugestiónate con afirmaciones positivas de las cualidades que desees desarrollar y luego visualízate en posesión de las mismas. Memoriza la fórmula que desea implantar en tu mente psiconsciente  –la creadora por excelencia y encargada de la obtención de los resultados-, primero la lees en forma silenciosa; luego, cierra los ojos, y la repite, en voz alta, tres o más veces.  Léelas durante veintidós días seguidos, en la noche antes de dormir y en la mañana, al levantarte.  Este es un secreto cuya aplicación genera gran efectividad y poder.

 

FORMULAS AUTOSUGESTIVAS PARA PROGRAMAR DIFERENTES ASPECTOS DEL PSICO-CONTROL Y EL AUTODOMINIO:

Para leer en la noche, antes de acostarse o en la mañana, al levantarse, durante veintidós días seguidos.

 

  1. Tengo dominio sobre mí, sobre mi actividad, sobre el tema que voy a tratar, sobre las circunstancias de mi vida. Cada día estoy mejor en todas formas y en todos sentidos. Tengo suficiente energía que canalizo creativamente; optimizo el uso de mi sentido direccional; tengo conciencia clara de las cosas que debo atender con sentido de prioridad; resuelvo, positivamente, toda situación que me compete; todo va bien. Hecho está.

  2. Mi memoria se fortalece; estudio a fondo y asimilo con facilidad cualquier tema de mi interés y recuerdo los aspectos esenciales del mismo, cada vez que lo requiero, fluyendo las ideas, clara y fácilmente, en mi mente. Hecho está.

  3. Hablo con tranquilidad a cualquier persona. Escucho y comprendo, fácilmente, los puntos de vista de todas las personas con quienes hablo, cada día mejor. Mantengo tacto, amabilidad y gentileza en mi trato con la gente, teniendo claro, en mi mente, el objetivo que busco realizar y los resultados que preciso alcanzar en cada conversación. Hecho está.

  4. Tengo serenidad, calma imperturbable, paz interior y lucidez en mi espíritu. Cada día desarrollo más y mejor: la conciencia de mi ser, la comprensión de mi inteligencia, el poder de mi voluntad, el amor de mi intención, la sabiduría y prudencia de mis acciones, la confianza de mi actitud, la tenacidad de mi esfuerzo, la firmeza en mis propósitos hasta alcanzarlos, la organización de mis recursos, la planificación de mis estrategias, la constancia en mis estudios, la amabilidad con mis semejantes y la autodisciplina. La armonía sublime del SER UNIVERSAL inspira mi mente y bajo su protección, y guía, confío mi vida. Hecho está.

 

La voluntad se manifestará por sí sola para llevar a cabo el ideograma visualizado.

Fortalece el hábito de concluir toda tarea iniciada sin desmayar frente a los obstáculos de la vida diaria. Deja de prometer algo contrario al deseo de cumplirlo y decir “sí” cuando lo que deseas decir es “no”.

Vive cada día con una agenda cuidadosamente planeada.

Alégrate, de la vida, en todo momento. Comprende que cada situación trae certeramente una nueva oportunidad. Conéctate con las esferas mentales positivas de la ecología mental con pensamientos equivalentes para que a través tuyo, por la ley de la atracción, se canalicen fuerzas creativas armoniosas y la realización de cuanto desees de acuerdo con tu plan de vida y a los objetivos planteados y en armonía con todos.

Alcanza la justa medida de las cosas y mantén un nivel de vida por encima del punto de equilibrio vital.

Desásete de las cosas que ya han dejado de serte útiles en un proceso de auto liberación.

Logra un perfecto equilibrio entre acción, trabajo y estudio; entre tarea y descanso, marchando rítmicamente con los ciclos de la vida. Tienes una acentuada facultad perceptiva; observa con aguda visión –profundamente- la realidad que te circunda –y la universal, también-. Auto-analízate, diariamente, para retroalimentar lo que debe ser corregido y llevar a cabo lo que debes realizar.

Habla cuando debes hablar y calla cuando es preciso hacerlo. Cumple con tu deber, aceptando, sin evasión, las propias responsabilidades. Hazte cargo de ti, ahora. Domínate y dominarás al mundo, (tu mundo).

Marcha rítmicamente con las leyes naturales. Colócate en situación de ser un eslabón de la gran cadena universal en cuya posición sirves en lo superior y mandas en lo inferior. Prestas y recibes ayuda, das servicio y recibes abundancia suficiente para todas las necesidades humanas, la cual administras con sabiduría.

Estás aquí y ahora! Aprovecha la fuerza vital que te empuja y lleva al cumplimiento de tu misión en la vida. Encausa tu energía creativa a la realización de la meta concebida, siguiendo adelante sin permitir que nada –ni nadie- te desvíe del cumplimiento de tu destino.

Ponte en movimiento, venciendo la fuerza de inercia inicial y sigue adelante, -en dirección de la meta-, aprovechando la misma fuerza de la inercia que tiende a mantener el movimiento hacia el éxito.

Descubre el rol que debes desempeñar en la vida, forjándote en cada etapa las metas y estrategias adecuadas.

Adelante.