LECTURAS DE AMALIA DOMINGO SOLER: JUSTICIA ETERNA

LECTURAS DE AMALIA DOMINGO SOLER


¡JUSTICIA ETERNA!


Por: AMALIA DOMINGO SOLER


Del libro: LA LUZ DEL ESPÍRITU




Suceden en la Tierra casos tan extraordinarios, que se dice con profunda convicción: ¡Cuantas injusticias! ¡Cuántas atrocidades se cometen en este mundo! ¡Cuán ciega es la justicia humana! Condenando a seres inocentes, no sólo a prisión, más o menos larga, sino que lleva su inaudita ceguedad hasta condenar a muerte a infelices que la fatalidad hizo aparecer culpables, estando en realidad exentos de pecado.


Estas quejas son muy justas, porque efectivamente, más de un inocente ha sido condenado a muerte y después de ejecutado, ha confesado un criminal que él era el autor del delito por el cual un desventurado había dejado de existir.

Nunca los jueces estudiarán bastante para sentenciar con estricta justicia, nunca sus observaciones y averiguaciones conseguirán vencer los obstáculos que se oponen a leer en el corazón de un hombre como en un libro abierto, para saber fijamente cual ha sido el derrotero de su vida. La jurisprudencia es la ciencia más profunda y la más difícil de estudiar con éxito, porque hay inocentes que se turban apareciendo culpables cuando les piden declaración y hay en cambio criminales que hasta al pie del cadalso, niegan el delito por el cual son condenados a muerte.


Nosotros no condenamos a los jueces que castigan a los inocentes ni alabaremos su falta de penetración para juzgar y decidir el porvenir de un hombre y de la honra de una familia, porque creemos que sobre todas las torpezas humanas hay una justicia eterna que condena o absuelve premiando al inocente y castigando al culpable.


Este íntimo convencimiento de que existe una ley inapelable que no se inclina su balanza ni a favor del monarca, ni en defensa del mendigo, lo hemos adquirido por el estudio razonado del Espiritismo, por las admirables comunicaciones dadas por los espíritus, en las cuales hemos aprendido a no juzgar por las apariencias, a no condenar dejándonos llevar por la primera impresión, a no calificar a nadie de torpe, de inepto, o de mal intencionado; porque muchas veces el hombre es instrumento inconsciente de una ley justa que se cumple a través de los siglos, no dejando sin recompensa la acción meritoria y castigando al delincuente que merece sufrir una parte del dolor que a otros ha proporcionado.


Hemos visto por la comunicación de los espíritus, mejor dicho, hemos comprendido, que no porque un hombre tenga la astucia suficiente para ocultar su mal proceder, deja éste de ser a su tiempo víctima de sus propios desaciertos.

Podrá ser tan inteligente que consiga burlar a la justicia humana rodeándose de mil placeres obtenidos quizá por un asesinato, por una usurpación, por una estafa, por una felonía cualquiera, podrá hasta morir en su lecho colmado de honores y ser llorado por quien no conozca sus infamias, por quien ignore que es un miserable; podrá su cuerpo ser enterrado en lujoso y artístico mausoleo, podrá la iglesia entonar sus salmos y celebrar centenares de misas y hasta podrán los pobres bendecir su memoria por la donación que haya dejado para levantar un hospital, que éste es el máximum de la caridad humana; pero cuando su Espíritu se da cuenta de que su cuerpo ya no le pertenece, y que él vive sin haber entrado en el reino de los cielos a pesar que su familia no se cansa de hacer funerales y los pobres bendicen su nombre por el asilo que les ha legado, cuando conoce que el infierno, el cielo, el limbo y el purgatorio son parajes imaginarios, creados por las religiones para vivir de sus copiosas rentas, cuando lee detenidamente las memorias de sus existencias y encuentra en ellas que toda su hipocresía, que toda su astucia le ha servido únicamente para engañar a los terrenales, pero no para ocultar en el espacio sus desaciertos y sus crímenes; cuando descubre que el fingido filántropo llorado y bendecido por quien no le ha conocido a fondo, ha repartido una fortuna usurpada a seres inocentes, empleando la usura y la felonía para despojar a los desgraciados; cuando ve que la base de sus obras humanitarias es el robo oculto, la estafa bautizada con el nombre de negocio; cuando se ve despojado de sus lujosas vestiduras y se encuentra cubierto con los sucios y pestilentes harapos de sus miserias, entonces reconoce que no hay más que una ley y una verdad; no hagas a otro lo que no quieras para ti: ¿Querrá uno ser explotado? No; ¿Querrá uno ser engañado vilmente? Tampoco; ¿Querrá uno servir de escalón para el engrandecimiento de un malvado? De ninguna manera; lo que desea toda persona que tenga sentido común es ser amada, considerada y respetada por sus virtudes; porque nadie quiere ser malo; entonces no debemos en manera alguna prostituir a la niña inocente, ni hacer descender por la senda del vicio a la mujer casada, ni despertar la ambición del pobre ignorante, ni cometer los innumerables desaciertos que degradan a la humanidad de un modo inconcebible.


Para el engrandecimiento del Espíritu no hay más que dos caminos paralelos: el bien y la ciencia, por ellos se ha de ir simultáneamente. El Espíritu en su libre albedrío, podrá ir por los atajos creyendo que llegará más pronto, pero es inútil su veloz carrera; cuando llega al espacio se encuentra con la eterna verdad que, sin amor y sin sabiduría el Espíritu se estaciona, se degrada, se envilece y pasa centenares de siglos, viviendo sin vivir, porque no hace más que pagar deudas, que saldar cuentas, y cuando concluye una existencia se encuentra que no ha hecho más que padecer y que no tiene ante sí más que una serie interminable de humillaciones y de tormentos; porque la eterna justicia premia la virtud y castiga el vicio; y vuelve el hombre a la Tierra tantas veces sean necesarias para sufrir todos los dolores que él hizo padecer a los demás gozándose en su obra: así se ven personas buenísimas, víctimas en muchas ocasiones de atropellos incalificables sufriendo prisión preventiva años y años, resultando luego inocentes: he aquí porqué la justicia humana es torpe en diversas ocasiones y condena a muerte a seres inocentes en la actual existencia, pero no en sus encarnaciones pasadas.


Tiene en su ventaja el Espíritu que como le aguarda un tiempo ilimitado para pagar sus deudas las expiaciones más terribles las guarda para cuando tiene más fuerzas morales para resignarse con la adversidad, y así en muchas ocasiones vemos a diversas personas sufriendo tormentos horrorosos con la sonrisa en los labios, y se dice: ¡Fulano es un santo! ¡Mengano es un mártir!

¡Bienaventurados los que lloran porque ellos serán consolados! Y en realidad aquella santidad, aquel martirio y aquella celestial resignación, no es más que el convencimiento adquirido por centenares de existencias de que “el que a hierro mata a hierro muere”.

Siempre nos han impresionado las desgracias de los mártires del infortunio, pero desde que estudiamos el Espiritismo nos interesan muchísimo más; porque cada injusticia humana representa para nosotros una historia terrible, en la cual la victima de hoy, ha representado ayer el papel odioso de tirano implacable o de verdugo complacido en ver sufrir a sus semejantes.

Bajo este supuesto, cuando leemos narraciones terroríficas que le dejan a uno emocionado durante algún tiempo, tratamos de preguntar al guía invisible de nuestros trabajos qué hay de cierto en lo que hemos leído, y qué nos puede decir sobre el pasado de aquel infeliz.


Como el móvil de nuestras preguntas no es otro que el de escribir para enseñar a los pobres a ser resignados, como no es la pueril curiosidad la que nos impele a interrogar, siempre encontramos a nuestro guía complaciente y cariñoso, diciéndonos a grandes rasgos, bien los episodios más interesantes de la vida pasada de aquel por quien le preguntamos, bien nos disuade de nuestro empeño diciéndonos que no merece tal asunto, que nos ocupemos de él.

Últimamente hemos leído el suelto siguiente:


Inocente condenado a muerte

“Preocupa mucho la atención de las gentes en Inglaterra, y muy particularmente jurisconsultos, el caso extraño de la grave equivocación cometida por los tribunales al fallar una causa equivocada por este horrendo delito”.


“En Noviembre de 1884, un horrendo incendio redujo a cenizas en el pueblecito de Green la quinta que habitaba miss Keyes, anciana señora que gozaba de generales simpatías por sus virtudes. Extinguido el fuego, se halló entre los escombros, ya calcinado, el cadáver de la infeliz señora: reconocido éste, se vio que presentaba varias heridas producidas por instrumento cortante y punzante. Este descubrimiento hizo ver a todos que el incendio se había producido para ocultar un asesinato y un robo”.


“Acusado de tales delitos, compareció ante el Tribunal de los Assises un sujeto llamado Lec, que hacía poco tiempo que había entrado al servicio de miss Keyes”.

“El desgraciado protestó siempre clamando por su inocencia, pero sus afirmaciones no lograron convencer a los jurados, que le declararon culpable, sin circunstancias atenuantes, siendo por consecuencia condenado a muerte”.


“El 23 de Febrero de 1885, Lec, fue entregado al verdugo, pero en el momento de ahorcarlo se rompió la cuerda. Según la ley inglesa el presunto criminal fue llevado de nuevo a la cárcel y juzgado por segunda vez. La sentencia le volvió a imponer la pena capital, que tampoco pudo cumplirse, porque la horca no funcionó bien”.


“Por tercera vez volvió al patíbulo y recibió la bendición del sacerdote, sin que tampoco la ejecución pudiera tener lugar”.


“Esta última vez, Lec fue trasportado a la cárcel más muerto que vivo”.

“Informado de lo sucedido el subsecretario del Interior, y creyendo ver en tan extraordinarios acontecimientos la mano de Dios, pidió y obtuvo de la reina de Inglaterra la conmutación de la pena”.


“Pues bien, el desgraciado Lec era inocente: su nombre aumentará los anales de las infelices víctimas de errores judiciales”.


“Días pasados un vecino de Green confesó in a r t ículo m o r t is ser autor del delito por el que el infeliz criado estaba en presidio”.


“El condenado inocente ha sido puesto inmediatamente en libertad, esperándose que se le concederá una fuerte indemnización que nunca compensará los perjuicios causados al infeliz Lec”.


La impresión que nos causó el anterior relato fue dolorosa, y sin perder momento aconsejados también por algunos compañeros en creencias, preguntamos a nuestro guía si era cierta tan lamentable y horrible historia.

“Desgraciadamente lo es, contestó nuestro amigo del espacio; aún encarnan en ese mundo los grandes criminales de ayer, aún tenéis que presenciar tormentos horrorosos, aún tenéis que tomar parte en tragedias espantosas, aún vuestro suelo desquebrajado se abre formando insondables abismos, para devorar en ellos miles y miles de infortunados que ayer entonaron alegres canciones al compás de los lamentos de sus siervos moribundos, arrastrados por caballos indómitos o descuartizados con refinada crueldad”.


Hay dos poderosos imanes en la creación, el bien y el mal: el primero atrae los heroísmos, las abnegaciones, los nobles sacrificios, los cuantiosos donativos, los trabajos personales en provecho de los afligidos, la manifestación espontánea de los más nobilísimos sentimiento; en cambio el mal atrae la codicia, la usura, la estafa, el engaño, la injusticia, la torpeza, el asesinato, el terremoto, el incendio, el naufragio, todas las calamidades, en fin, que afligen a la humanidad terrena, porque no creáis que los grandes cataclismos son dislocaciones de ese gran cuerpo llamado naturaleza, no; las explosiones en las minas, los hundimientos de la tierra, las tempestades que producen innumerables naufragios, son otros tantos medios de que dispone la eterna justicia para sanear ese planeta habitado por espíritus inferiores que necesitan para su progreso pagar una parte de lo que deben, desapareciendo violentamente de un mundo en el cual no merecen vivir mucho tiempo: pues aunque los terrenales son, con raras excepciones, espíritus cuya moralidad y sentimiento está aún en estado embrionario; los hay sin embargo unos más adelantados que otros, y los menos adelantados, los más rudos, los más reacios dejan la Tierra para ensayar su progreso quizá en otros mundos menos adelantados donde su pequeñez sea un rayo de sol en medio de las más densas sombras. Esto lo podéis estudiar en las distintas fracciones de que se compone vuestra sociedad. Id a un presidio, por ejemplo, donde viven afincados centenares de infelices que en su mayoría no tienen la menor noción del bien, donde hay criminales empedernidos, donde la ira y la cólera afilan constantemente enormes cuchillos y otras armas innobles, destrozándose unos a otros como bestias rabiosas; si entre aquellos desgraciados se presentara una mujer noble y pura que haya vivido a la sombra de su honrada familia, que no ha cometido ninguna bajeza, que ha vivido dignamente en el santuario de su hogar, ¿Qué parecerá entre aquella turba de forajidos? Pues indudablemente aparecerá como una divinidad, como una celestial aparición, como un ángel de amor y paz; y en realidad no será más que una mujer decente con sus defectos más o menos acentuados; mas, haciendo consideraciones me voy apartando del objeto principal de tu pregunta. Tú deseas saber quien fue ese infeliz que tres veces estuvo en el patíbulo y las tres fue salvado de una muerte cierta, ¿Quién quieres que sea? ¿Qué antecedentes puede tener el que ha sido tan cruelmente atormentado? Fácil muy fácil es adivinarlo; muy comprensibles son las manchadas páginas del libro de su historia; ese infeliz comerció durante mucho tiempo con la carne humana, fue pirata y negrero, se gozó en el estertor de sus víctimas; se creyó el rey de los mares y cometió los más horribles crímenes, y porque una mujer a quien él deseó, le negó sus caricias, diciéndole que primero entregaría su cuerpo a Satanás, antes que entregárselo a un monstruo como él, se encolerizó de tal manera, que le dijo: -Muy caro vas a pagar tus desdenes; y en el mismo buque donde se encontraban, la hizo subir sobre cubierta, la amarró fuertemente a una entena, y delante de ella hizo venir a los tres hijos de aquella desventurada (eran niños de corta edad) los colocó frente a su madre, diciéndole a ésta: -Ya que no quieres que mis brazos se enlacen a tu cuerpo, ya que el contacto de mis manos te horripila, sirvan mis manos para estrangular a tus hijos; y oprimiendo el cuello de uno de aquellos inocentes dio comienzo a su horrible tarea, pero sus brazos de hierro y sus dedos de acero, no tuvieron fuerza en aquellos momentos; miró al niño y la mirada de éste era tan triste y suplicante que le apartó lejos de sí, y sucesivamente cogió a los otros hermanos experimentando la misma sensación; sintió lástima, tembló ante las miradas angustiosas de sus pequeñas victimas, se encolerizó contra sí mismo, su compasión aumentaba extraordinariamente su ira, y avergonzado de la primera manifestación de su sentimiento humanitario, se arrojó al mar y en él pereció, porque sus crímenes le habían granjeado tantos odios, que nadie de la tripulación se dio prisa para salvarle, por el contrario, todos se alegraron de su muerte y se apresuraron a desatar a la infeliz madre, cuya razón no pudo resistir tan terrible, y horroroso espectáculo al ver a sus hijos entre las férreas manos del pirata; jamás la luz volvió a fulgurar en aquella inteligencia, sus hijos fueron recogidos por una comunidad religiosa, y los tres fueron sacerdotes, los tres llegaron a la ancianidad y nunca olvidaron el suplicio que sufrieron en su niñez, siendo espíritus tan superiores que cuando rezaban por el alma de su madre, siempre decían con acento compasivo: ¡Dios perdone a su matador!.

“Esos tres espíritus que fueron los primeros que despertaron el sentimiento del cruel pirata, del feroz negrero han sido los encargados de velar por su adelanto y su progreso, convirtiéndose en incansables consejeros de ese Espíritu atribulado, que al conocer su verdadero estado ha sido tan enérgico para saldar sus cuentas, como lo fue para contraer sus innumerables deudas; por eso en esta existencia pidió morir en el patíbulo, siendo inocente, y la compasión que en la noche de su pasado le inspiraron tres niños, ha tenido su justa recompensa; los espíritus de aquellos inocentes han sido los que han impedido que la horca funcionara, los que le han acompañado en su prisión, los que le han hecho confesar al verdadero delincuente; ellos murmuran en su oído: ¡Tu compasión de ayer, ha sido tu salvación de hoy!”

“¿Qué más te diré? Ya sabes el por qué ha sido salvado de una muerte segura un desdichado que vino a la Tierra a pagar una deuda terrible, y a recibir el premio de su primer momento de compasión. Ya ves si conviene ser bueno; el que merece la protección divina, aunque la justicia humana esté ciega para ver donde se cometió el crimen, y esté sorda para no atender la declaración del inocente, en el mismo patíbulo, con la cuerda al cuello vendrá el remedio, vendrá la salvación para el que merece tal beneficio”.

“No hay milagros, no hay prodigios, no hay más que el estricto cumplimiento de la justicia eterna”.

Adiós.

La enseñanza de estas nociones dadas por los espíritus es tan provechosa y tan necesaria a la humanidad, que sólo tenemos un sentimiento; el de no poseer todas las mediumnidades conocidas para repetir lo que nos dijeran los espíritus, demostrando mil y mil veces que no hay culpa sin castigo, ni buena acción sin recompensa. El bien, el amor y la sabiduría son las lumbreras eternas que iluminarán en todos los tiempos los senderos que cruce la humanidad; ¡El amor nos hará buenos, la ciencia nos hará sabios, y el progreso nos convertirá en grandes hombres, en redentores de los pueblos, en maestros de las generaciones del porvenir!


COMENTARIO:


Con toda seguridad, de la bibliografía mundial, la obra de Amalia Domingo Soler, equiparable a Hipolite León Denizard Rivail, León Denis, Ernesto Bozzano, Gabriel Delanne y F. Myers, entre otros, no sólo es una de las más importante sobre la temática de la Justicia Divina y leyes interrelacionadas, sino única en su estilo e incomparable, por la abundancia de casos que analiza con clara visión de la realidad espiritual.

Quienes deseen adquirir un conocimiento amplio y preciso sobre las causas de las múltiples vicisitudes que el ser humano afronta en la existencia, y encontrarle el sentido a la vida en pos de un progreso eterno que canalice positivamente la energía creadora que se anida en su interior, la lectura, y relecturas, de las obras de Amalia Domingo Soler, le aportará los elementos esenciales a tales efectos.

Gran parte de la obra de Amalia Domingo Soler, en mi opinión la de mayor trascendencia, pese a que toda es del mismo nivel, se encuentra contenida en los innumerables artículos que publicara en la Revista LA LUZ DEL PORVENIR, cuya recopilación se encuentra en diversas obras con los títulos: “La luz del espíritu”, “La luz de la verdad”, “La luz que guía”, “La Luz del camino”, ”La luz del porvenir”, entre otros, y de análoga importancia es la obra “Hechos que prueban…(la reencarnación), así como: TE PERDONO, MEMORÍAS DEL PADRE GERMÁN, RAMOS DE VIOLETAS, y el resto de su importantísima obra que el lector –o lectora- que tenga interés podrá descargarlas en los Portales: ANDALUCIAESPIRITISTA y FEDERACION ESPIRITA ESPAÑOLA. Grupos Yahoo: Grupo_Verdad_Universal.

Estamos seguros de que disfrutarán de incontables horas placenteras y edificantes de lecturas.

Un fraternal saludo,

Giuseppe Isgró C.

Anuncios

CIENCIA INTEGRAL DEL HOMBRE

images (66)

ENSAYOS DE JUVENTUD 14

EL ESPIRITISMO

COMO CIENCIA INTEGRAL DEL HOMBRE

©GIUSEPPE ISGRÓ C.

-1975-


-“La vida no es fácil para nadie. Pero, ¿qué importa! Hay que perseverar y sobre todo tener confianza en nosotros mismos. Hay que pensar que estamos dotados para alguna cosa y que esta cosa podemos y debemos alcanzarla, cueste lo que cueste”-. Madame Curie

-“Cada ser, en la vida, se enfrenta con múltiples luchas, obstáculos y pruebas que debe superar. Con una educación positiva que le haga comprender la finalidad de esas pruebas, podrá superarlas y alcanzar su meta personal”-. Giuseppe Isgró C.

El Espiritismo, como ciencia integral del hombre, abre un vasto panorama en la vía del Saber Universal.

¿Por qué? Es la única doctrina que permite un conocimiento profundo de Dios; del inmortal espíritu humano y los de los tres reinos naturales; de la pluralidad de existencias, de los valores universales y leyes cósmicas: reencarnación, ley del karma o compensación, justicia, afinidad, etcétera; de la pluralidad de mundos habitados; de las facultades espirituales del ser humano, -y de los integrantes de los tres reinos naturales, también-, como la intuición, la inspiración, el desdoblamiento, la clarividencia y todas las demás, con una percepción precisa de las mismas y de la mejor manera de llevar a cabo su desarrollo y uso consciente; de la interrelación del mundo espiritual con el de la dimensión física, así como otros aspectos inherente al conocimiento integral del ser humano, de la vida y del Universo.

Nos encontramos en una época en que está por nacer una nueva generación de pensadores, es decir, pensadores integrales, capaces de efectuar una síntesis intelectual.

En este orden de ideas, el Espiritismo constituye no sólo la contraparte de las Ciencias físicas, sino su complemento espiritual. Con ello se forma un todo siguiendo un camino certero en pos de un objetivo o meta, donde: CIENCIA + FILOSOFÍA + ESPIRITISMO + AMOR + ESTUDIO + ACCIÓN, es igual a SABIDURÍA.

Hombres y mujeres de profunda sabiduría más que de erudición requerimos para la transformación de la faz de la humanidad. El ser humano, con un conocimiento más avanzado de la Ciencia Psico-Espiritual, podrá transformarse, elevarse, vencer todos los obstáculos, adquirir la sabiduría y alcanzar la expresión máxima como individuo creador y sabio, dando a la sociedad un mejor aporte, el de ser un ente armónico consigo mismo y con la humanidad.

Hablar de Espiritismo como ciencia integral significa el imperativo de estudiar las ciencias, las filosofías y las artes todas, según la predilección –o vocación- de cada quien, y a la luz del conocimiento espirita realizar los múltiples objetivos científicos-filosóficos que sin un aporte psico-espiritual sería imposible hacerlo. He ahí la misión del espirita.

Es preciso emanciparse de cualquier eventual estancamiento temporal y poner en práctica el conocimiento espirita, fusionando, como ya fue dicho: ciencia, filosofía, Espiritismo, amor, estudio y acción, en una síntesis dinámica, poderosa, activa, renovadora, libre de toda limitación.

Con anterioridad, se solía esperar a que los científicos de diversas especialidades llegaran al Espiritismo; las nuevas generaciones, desde la actual, penetrará todos los campos del saber y de la actividad humana, y con la LUZ ESPIRITA resolverá, sintetizará e iluminará el horizonte humano, volviéndolo más esplendoroso y armónico.

Quizá parezca extraordinario pensar de esta manera, empero, el Espiritismo posee el conocimiento suficiente para asumir el liderazgo de la sociedad en todas sus vertientes, fusionando en una síntesis coherente todo el conocimiento de la doctrina universal, para encauzar la evolución humana de una manera efectiva y dinámica.

Es preciso demostrar la efectividad de nuestra ciencia –y filosofía- espirita en todos los ámbitos de la sociedad.

Lógicamente, en primer lugar, debemos efectuar la transformación de nosotros mismos como modelos dignos de emulación y seguimiento, siendo mejores: ciudadanos, profesionales, padres de familia, hijos, hermanos, estudiantes de la vida y del Universo, etcétera. Crezcamos y avancemos al ritmo gigantesco de las ciencias –y de los valores, o filosofía moral-, haciéndonos verdaderamente grandes y sabios, -sin dejar de ser humildes- y la humanidad nos seguirá.

El Espiritismo busca: la emancipación del hombre, -y de la mujer-, su educación científico-psico-espiritual, hacerle realmente libre, fuerte y conciente de la realidad universal.

La doctrina espirita es la doctrina universal, cuyo conocimiento precisa todo ser humano para conocerse a sí mismo, comprender el universo en que vive y del que forma parte.

Se avanza hacia una ciencia psico-espiritual integral del hombre, donde el Espiritismo es la guía certera y la fuente más profunda de conocimiento en el planeta tierra. Las mentes más brillantes de los siglos XIX y XX, -y del actual-, han sido y son, orgullosamente, estudiantes –o investigadores- espiritas. Proyectemos la grandeza del Espiritismo por medio del propio desarrollo. Realicemos la Gran Síntesis, dando el ejemplo que todos emularán.

Es preciso respetar todos los grupos e ideologías, por cuanto cada uno ha cumplido –y cumple- con un objetivo y ha prestado su concurso, en un momento dado, a personas que se encontraban en determinados niveles. Es necesario evitar la crítica a todo grupo, expresando un respeto absoluto. Abriendo la ventana, entrará la luz y la oscuridad se evacuará por sí sola. Es exponiendo los principios de la doctrina universal con una pedagogía moderna, dinámica, edificando e iluminando, como se esclarece el horizonte humano. Allan Kardec es un paradigma vigente que es preciso emular en cuanto al método pedagógico.

El Espiritismo expone sus principios de sabiduría; no ataca a nadie; respeta a todos los seres humanos. Educa y engrandece a todo aquel que llama a sus puertas, que pide asistencia espiritual e iluminación y que con sinceridad se avoca al estudio asiduo. Quien sinceramente busque en la Doctrina Espirita satisfará sus anhelos de conocimientos e inquietudes, y encontrará la respuesta a los grandes enigmas de la humanidad de acuerdo a su propio grado evolutivo, sin límites de ninguna naturaleza.

Con esto claro en la mente, se habrá dado un paso importante en la conquista de una humanidad mejor.

Las nuevas generaciones considerarán como sus iguales a todas las personas de diferentes ideológicas -y grupos étnicos-; cuando hablan con hermanos de otras corrientes filosóficas lo harán como hombres libres pensadores, buscando lo que de grande hay en cada ser y no las diferencias que existen en las doctrinas que cada quien profesa, lo cual es una cuestión netamente personal, que es preciso respetar absolutamente y al mismo tiempo exigir el recíproco respeto, siempre.

Buscando lo que les une y no lo que les separa se contribuirá a fortalecer el intercambio enriquecedor, por cuanto todas las corrientes de pensamiento conforman la Doctrina Universal y constituyen una herencia cultural de todos. Es decir, todo el conocimiento acumulado por la humanidad –y por el universo- nos pertenece y tenemos el derecho –y la obligación- de estudiarlo, esté donde esté; lo tenga quien lo tenga. El ejemplo será el mejor distintivo del científico psico-espiritual, es decir, del espirita, única manera de estrechar los lazos de la fraternidad universal.

Marchamos hacia una nueva era de seres integrales, donde lo que importa es el saber universal labrado a través de tantos milenios de esfuerzos y superación constante.

Hagamos, pues, honor a nuestro título de espirita y demos el primer y el más laudable ejemplo de esta nueva generación de seres integrales, de esta nueva ciencia integral que es el Espiritismo, recordando siempre que: CIENCIA + FILOSOFÍA + ESPIRITISMO +AMOR + ESTUDIO +ACCIÓN, es igual a SABIDURÍA.

Tenemos el conocimiento y el poder. Tomemos las riendas del liderazgo de la humanidad para conducirla a su verdadero destino de acuerdo con los Planes trazados por el Creador Universal y al Pensum de estudios que dirigen los respectivos Regidores del planeta tierra y de los que les seguirán después en el Universo en constante expansión. Es preciso prestar el propio concurso comenzando, primero, mejorándose cada quien a sí mismo, es decir, empecemos por ser dirigentes de nosotros mismos tomando las riendas de la vida en nuestras propias manos.

Lecturas recomendadas:

1. El libro de los Espíritus, por Allan Kardec.

2. Hechos que prueban….(la Reencarnación), por Amalia Domingo Soler.

3. El Problema del Ser y del Destino, por León Denis.

4. Alfaqui Vademécum –El maestro va conmigo, por Joaquín Trincado.

5. La Incógnita del Hombre, por Alex Carrel.

6. El Fedón, por Platón.

7. Los Ensayos, por Ralph Waldo Emerson

8. Los Cuatro Libros de Confucio.

9. La Odisea, Homero.

10. Los nueve libros de Historia, por Herodoto.

11. Las Vidas Paralelas, por Plutarco.

12. Veinte casos que prueban la reencarnación, por Ian Stevenson.

LA PSICOLOGÍA, LA PARAPSICOLOGÍA Y LA CIENCIA ESPÍRITA.

LA PSICOLOGÍA, LA PARAPSICOLOGÍA

Y LA CIENCIA ESPÍRITA.

©GIUSEPPE ISGRÓ C.

Puerto La Cruz, Venezuela, 27 de febrero de 1970.

Ensayo de juventud


Desde lejanos siglos, de manera oculta o reservada; con un despertar general o popular durante el siglo XIX y con un desarrollo acrecentado durante las últimas décadas, las ciencias psíquicas han ocupado de manera sobresaliente a todas aquellas personas que de una u otra forma se sienten atraídas hacia el conocimiento total del ser.


En los medios científicos y en la vulgarización de las ciencias psíquicas, encontramos que Charles Richet propone en 1905, y con el nombre de Metapsíquica, una serie de investigaciones en el campo psíquico. Ese mismo término ha sido popularizado por Jules Bois, siendo en los últimos años muy difundido en los idiomas latinos.


En los países de habla inglesa y en Alemania, estas mismas investigaciones se han extendido con el nombre de Parapsicología. El término fue propuesto por Max Desoír, en junio de 1889. Posteriormente, Joseph Banks Rhine y su equipo, de la Universidad de Duke, a partir de 1930, le darían gran prestigio mundial.


En la actualidad, ambos términos se consideran sinónimos, aunque existen preferencias por uno u otro término. El objeto de estudio de ambos es el mismo que el del Ocultismo, aunque existan diferencias en cuanto a los métodos y a la finalidad.


Ese objeto fundamental lo podemos dividir en dos partes:


Primero: -“Desbrozar críticamente la inmensa gama de alegados fenómenos y retener sólo aquellos que hayan sido exhaustiva y rigurosamente comprobados”.


Segundo: -“Procurar una explicación sobre la base de una función psíquica existente en el ser humano”-.

Por otro lado, conviene señalar que la Psicología Clásica, en el curso de su desarrollo, ha pasado por etapas críticas, propias de una ciencia de su naturaleza, que viene luchando por ser reconocida como tal en un mundo sumergido en una óptica material, es decir, de percepción netamente objetiva.


De esas etapas, podemos hacer tres divisiones:

1. Desde el comienzo, el objeto de la Psicología fue el de estudiar el alma. Este mismo objeto va a dar origen al término Psicología, de las palabras griegas: Psije o Psique, equivalentes a alma; y logos, que significa tratado, por lo cual, Psicología, etimológicamente tiene por objeto el estudio del alma.

o Durante esta primera etapa, la Psicología tiene carácter de filosofía racional, utilizando como método, el reflexivo, es decir: la lógica inductiva y deductiva.

o Este período se suele ubicar entre los siglos V y XVI de nuestra era.


2. En esta segunda etapa, tanto el objeto como el método son sustituidos, transformándose en una nueva modalidad de Psicología. Dejará de centrarse en el alma, para hacerlo con la mente y la conciencia.

o Adopta el método introspectivo. Se denomina a este período como “Psicología pre-científica”.


3. Ciertas condiciones socio-científicas, de fines del siglo XIX y comienzo del XX, destacando por una parte la Corriente Positivista, representada por el sociólogo Augusto Comte, y por otra parte, las exigencias de diferentes ramas científicas como son la fisiología, la química, la física, etcétera, quienes van a ejercer una influencia poderosa en la psicología, que determinan una transformación total de la misma, naciendo de esta manera la Psicología científica contemporánea. La Psicología científica se va a ocupar exclusivamente de estudiar la conducta del ser humano. De la misma, se derivan varias corrientes distintas y numerosos psicólogos fortalecen con nuevos aportes a esta ciencia, siendo uno de los principales Watson.


Empero, al ocuparse la Psicología contemporánea solamente de la mente humana y utilizando el método extrospectivo, pasó a estudiar solamente una parte del complejo psíquico, la parte objetiva, dejando excluida, de manera casi total, las manifestaciones superiores de la psiquis humana.


De tal manera, remontando el antiguo objeto de la Psicología, es decir, el estudio del “Alma” o Psique, y adoptando nuevos métodos experimentales, va a nacer una disciplina psíquica moderna, que va a estudiar todas aquellas manifestaciones que la psicología separó de sí. Esta nueva disciplina es la Parapsicología, la cual se ha encargado de la divulgación total o parcial de facultades que anteriormente se ocupaba el ocultismo, por supuesto, con las debidas adaptaciones a las condiciones actuales.


Dentro de estas manifestaciones psíquicas superiores, estudiadas por las ciencias psíquicas y por la naciente Parapsicología, se pueden citar las siguientes:


a) En sentido estricto:

I. La telepatía.

II. La clarividencia.

III. La precognición.

IV. La psicoquinesia.

V. La reencarnación.

b) En sentido lato o amplio:

I. La clari-audición, o facultad auditiva.

II. Desdoblamiento o proyección espiritual.

III. Psicometría.

IV. Materializaciones de entes espirituales.

V. Raps, poltergeist.

VI. Sueños premonitorios.

VII. Intuiciones o “corazonadas”.

VIII. Aportes de objetos físicos y Asportes.

IX. Desplazamientos de objetos.

X. Levitación de objetos o personas.

XI. Y una extensa variantes de fenómenos de carácter psiquico.


Por otra parte, es importante señalar el nacimiento público, en el siglo XIX, de la Escuela Espirita, primeramente en Estados Unidos, con los fenómenos del Dr. Larkin y los de las hnas. Fox., posteriormente, con la Codificación Espíita, de Allan Karcen, en 1857; posteriormente, con las investigaciones realizadas en Inglaterra, que dan por resultado la fundación de la Sociedad para la Investigación Psíquica (Society for Psichical Reserch, SPR), el 20 de febrero de 1882 por iniciativa de Sir William Barret y otros renombrados científicos. En 1885, a raíz de una gira por Estados Unidos de Sir William Barret, se funda en aquel país, la Sociedad Americana para la Investigación Psíquica, de la que formó parte el insigne William James, entre otros.

Con el tiempo, la Escuela Espirita ha albergado en su seno a los más importantes pensadores, científicos, filósofos, artistas, escritores e intelectuales del siglo XIX y del XX, -y de la actualidad.


Además de los ya mencionados, dan lustre al Espiritismo personalidades como: Victor Hugo, Sir Oliver Lodge, F. W. H. Myers, William Krookes, el Juez Edmond, Camilo Flamarión, Ernesto Bozzano, León Denis, Gabriel Delanne, Stainton Moses, Victorien Sardou, Amalia Domingo Soler, Arthur Conan Doyle, Gustavo Geley, Rocco Santoliquido, Hereward Carrington, Gaston de Bonis, Giorgio di Simone, Ugo D´ettore, y una gran constelación más de grandes personalidades, quienes descubrieron nuevos horizontes en la investigación del conocimiento del hombre, de las leyes que les rigen y de su misión.


En el siglo XX, la Escuela Espirita fue fortalecida con los aportes del filósofo Joaquín Trincado, cuya obra ofrece elementos dignos de estudio y otros, además de los ya mencionados.


En esta breve reseña, es posible observar la constante preocupación del hombre para conocer al hombre, lo cual ha sido posible gracias a los esfuerzos de cada época y de hombres insignes, cuyas constante actividad siempre fue coronada por grandes éxitos, iluminando los horizontes del futuro y de la gran misión del hombre.


Es preciso destacar que la Ciencia Espirita está más viva que nunca a nivel mundial. Lo hemos podido observar con las actividades que realizan, por ejemplo, en España, la Asociación Andaluza de Espiritismo, y otras organizaciones españolas, europeas y americanas, que cada vez aglutina a mayor número de profesionales e intelectuales de todo el mundo, por cuanto encuentran en su Doctrina Universal el alimento que la inteligencia humana, acorde con los tiempos que corren, precisa y requiere; además, le ofrece un campo ilimitado de estudio y experimentación en un Universo cuyo límite es el que cada quien, voluntariamente, quiere imponerse.


La Parapsicología, en el siglo XX realizó grandes logro y le otorgó categoría científica a gran variedad de facultades espirituales y sus respectivas manifestaciones de orden intelectual o físico. Contribuyó, además, a darle categoría científica a las investigaciones relativas a la Reencarnación, cuyos alcances en un futuro próximo servirán aún en mayor grado en descifran grandes enigmas de la humanidad y de la historia.


Estos grandes investigadores abrieron un nuevo horizonte humano y aún con el riesgo de la propia reputación, dieron a la luz el fruto de sus investigaciones y logros imponiendo por el peso de los hechos un nuevo orden en la realidad y en la dimensión espiritual del ser humano.


La Parapsicología debe ser objeto de estudio de toda persona vinculada al estudio de un conocimiento más profundo del ser humano y su inmenso potencial psico-espiritual.


Está emergiendo una nueva generación de investigadores y pensadores integrales, que le dará un nuevo impulso al progreso humano para conducir a la humanidad hacia su nueva edad de oro. (Nota del 02-08-2009).


Este artículo, originalmente fue publicado en el Diario La Prensa, de Puerto La Cruz, Venezuela, el día viernes 27 de febrero de 1970, con el pseudónimo G. Tarota.

EL HOMBRE Y LAS CIENCIAS PSÍQUICAS EN LA SOCIEDAD ACTUAL

Slide1

EL HOMBRE Y LAS CIENCIAS PSÍQUICAS

EN LA SOCIEDAD ACTUAL

©GIUSEPPE ISGRÓ C.

Puerto La Cruz, Venezuela, 16 de junio de 1970.


La importancia del desarrollo de las Ciencias Psíquicas, se comprende más cuando echamos un “vistazo” al conocimiento general que el hombre posee y observamos que, no obstante sus vastos dominios en los predios físicos, es poco lo que conoce sobre la naturaleza psíquica de sí mismo.

Es decir, el ser humano, durante siglos ha investigado, se ha ocupado exhaustivamente de lo físico, del aspecto material de la vida, que sus conocimientos de la realidad física han alcanzado tales magnitudes que, absorbiéndoles, le han conducido a apartar toda investigación sobre la realidad psíquica.

Pero, hoy, el hombre, dentro del complejo e irreal mundo teórico de la concepción materialista, comienza a vislumbrar que aparte de la materia, o mundo físico, existen otras fronteras del conocimiento: está el umbral que conduce al extraordinario y natural mundo de lo psíquico.

Actualmente, existen varias disciplinas psíquicas, todas las cuales investigan diferentes aspectos del “psiquismo” humano. Es público el conocimiento de la existencia de algunas doctrinas esotéricas que imparten enseñanzas interesantes y con profundo dominio de lo psíquico.

El hombre ha despertado ya su gran interés en conocer su propio psiquismo, y la naturaleza misma parece ayudarle con la presentación de múltiples manifestaciones que llaman poderosamente la atención y tienden a conducir a la investigación y al estudio de las mismas.

El valiente profesor de Psicología de la Universidad de Duke, Joseph B. Rhine, ha sido uno de los investigadores contemporáneos que más ha contribuido para que la Parapsicología fuese estudiada en las más importantes universidades del mundo.

Para 1939, según el gran investigador francés de telepatía, René Warcollier, había sólo en Norteamérica, cuarenta y dos facultades y Universidades que llevaban a realización investigaciones sobre Parapsicología.

En los actuales momentos, su número ha aumentado hasta el punto de que, en algunas carreras, varias Universidades incluyen a la Parapsicología como materia básica de estudio tal como se estudia la Psicología en nuestros Liceos.

En todo el mundo, periódicos y revistas llevan al conocimiento público aquellos fenómenos de mayor trascendencia que con frecuencia suceden.

Las proféticas videncias de Marina Marotti, y muchas otras, conducen a pensar que en el más allá existe algo íntimamente relacionado con nosotros e inclusive, del cual dependemos.

La radio y la televisión han contribuido a la divulgación de las Ciencias Psíquicas, presentando programas como “El Retorno de los Brujos”, evidenciando la real existencia de la Reencarnación. Frecuentes programas de Hipnotismo, orientan el interés hacia el estudio inherente.

El hombre –y la mujer-, libre de prejuicios, aborda hoy día, los más arduos temas en materia de Ocultismo, Teosofía, Parapsicología, Espiritismo, etcétera, observando que allí, donde antes, erróneamente, se creyera la existencia de lo diabólico y de lo infernal, -por manipulación inquisitorial de los enemigos de la luz-. se encuentra, realmente, el conocimiento más profundo del hombre, de la naturaleza y de la psiquis humana.

El hombre, puede y debería avocarse al estudio de las Ciencias Psíquicas. Sólo se requiere interés, perseverancia y estar despojado de todo prejuicio. Mayores luces sobre la Parapsicología, sólo mediante serias investigaciones es posibles se alcancen.

Es frecuente ver como la ciencia médica, observando con los métodos normales, se ha encontrado impotente para realizar curaciones en ciertos “trastornos” catalogados con el nombre de histerismo. Los mismos psiquiatras, dedicados al empleo de la “jeringa”, sustancias químicas, etcétera, en vez de seguir vías psíquicas, han observado su impotencia en gran número de casos, como por ejemplo, los trastornos por manifestaciones espontáneas de las mediumnídades. Ha predominado de manera general la idea de la “cerebrocéntrica” en vez de la “psicocéntrica”.

El sabio Alexis Carrel, Premio Nóbel de Medicina, en su importante estudio del hombre, comprende la necesidad de que el médico es el llamado a tener mayor dominio de “lo psíquico” por su misma condición de misionero social. Alexis Carrel estudió a fondo la extensa gama de fenómenos psíquicos buscanndo un conocimiento integral del ser humano. Sus extraordinarias obras La Incógnita del Hombre y La Conducta en la Vida, han influido en los más importantes pensadores del siglo XX. Deberían ser libros de cabecera de toda persona que anhele dirigir su propio auto-desarrollo.

Hoy, cuando los trastornos psicológicos agobian más que nunca a nuestra sociedad, el médico ha de ser un experto maestro en dirigir las sutiles pero potentes fuerzas del “psiquismo humano”.

Empero, cuando todo ser humano debe y puede conocer la fisiología de su propia psiquis, contribuyendo de esta manera a una mejor estructuración social-psico-humana, en la cual se evidencie en forma más imperativa la necesidad de un mayor conocimiento de las Ciencias Psíquicas.

Publicado en el Diario La Prensa, de Puerto La Cruz, Venezuela, el día 16 de junio de 1970, con el pseudónimo G. Tarota.

MENSAJE ESPECIAL

Slide1

MENSAJE ESPECIAL

©GIUSEPPE ISGRÓ C.

Puerto La Cruz, Venezuela, 1978.

Este viaje que hemos iniciado por el insondable camino de la sabiduría nos ha de conducir, inequívocamente, a un mayor conocimiento del Universo, a una visión más amplia de la vida y de las leyes que le rigen, asimismo a una mejor determinación de nuestra verdadera misión en la actual existencia, aportándonos los medios adecuados: conocimientos, fuerza, dominio de nosotros mismos, confianza y serenidad para no desfallecer en el camino que nos espera y en los obstáculos que se nos puedan anteponer en la realización de nuestro ideal, en la consecución de nuestras metas existenciales.

La persona que sabe a donde va, que tiene conciencia de lo que quiere y tiene la firme resolución de obtenerlo, puede confiar que coronará con éxito sus deseos o concepciones.

Si además posee el conocimiento amplio de las leyes que rigen la interrelaciones entre el Universo-Planeta Tierra-Ser humano, cuyo aporte es uno de los fundamentales del Espiritismo –la Doctrina Universal-, tendrá en sus manos la llave maestra que le conducirá a la realización que anhela efectuar.

El Espiritismo, -la Doctrina Universal-, es sabiduría, es luz, es ciencia, es la filosofía del ser humano integral, es el camino certero hacia el conocimiento global del hombre preconizado por el ilustre y sabio Dr. Alexis Carrel, -en mi opinión uno de los diez pensadores más profundos del siglo XX-. El hombre, a través de su estudio va alcanzando la fortaleza, la satisfacción de sus inquietudes, la paz interior y la serenidad que ilumina la faz de su ser y le hacen mirar tranquilo y seguro de sí mismo el porvenir glorioso que le espera en su carrera, en el curso de su existencia actual y las siguientes, con el correr de los siglos y de los milenios, en el eterno presente.

Es un privilegio, cuya comprensión se tendrá sólo con el pasar de los años, el de ser un asiduo estudiante de la ciencia Espirita.

Tenga confianza en sí, en sus cualidades y facultades, prosiga con perseverancia en sus estudios, a través de los cuales obtendrá la propia realización personal, una vida más llena de experiencias gratificantes y será más útil para sí y los suyos, así como para la colectividad en que vive y para la humanidad.

Porque, recuerde, el mejor aporte que se podrá dar para mejorar y engrandecer a la humanidad es el de mejorarse y engrandecerse cada quien a sí mismo a través del cultivo de las propias cualidades humanas y morales, intelectuales y espirituales, y sobre todo cultivando la fortaleza y el dominio de su ser, por cuanto una persona débil no llega a ninguna parte. Es preciso incrementar la visión del propio destino en el universo por medio del conocimiento profundo, única manera de adquirir auto-independencia y constituirse en un auténtico pensador, capaz de utilizar su poder creativo potencialmente infinito. Es preciso fortalecerse con el cultivo de los valores universales bajo cuya égida realizar la práctica de todas las virtudes. Es necesario desarrollar la extensa gama de facultades espirituales con que la vida ha dotado a cada ser. Cada quien es poseedor de inmensos tesoros, pero están escondidos en su interior. Si se dejan de usar, de nada servirá poseerlos. Es preciso emanciparse espiritualmente y liberarse de prejuicios inhibidores del conocimiento y de la luz. Cada persona tiene derecho a conocer todo, sin límites de ninguna naturaleza. No acepte de nadie sugerencias que tiendan a inhibirle en la búsqueda de cualquier conocimiento que usted anhela. Tenga confianza en su propia capacidad de discernimiento o jamás será una persona libre pensadora.

El grueso de la humanidad pensante ha comenzado ya a emanciparse espiritualmente; cuya liberación, por el conocimiento, por el amor y la sabiduría, cada día será más efectivo. (Nota del 02 de agosto de 2009).

Cada grupo de estudios, -con sus elevadas aspiraciones e inquietudes-, integrado por participantes armónicos, conforma un dinámico, creativo y profundo, “Grupo Mente Maestra”, -en la acepción de Napoleón Hill-, el cual brindará a todos la oportunidad de un auto-cultivo constante, así como el ensanchamiento de las propias miras de estudios y la obtención de una mayor confianza en el uso del propio ordenador Bio-Psíquico, cuyas facultades en estado latente se comienzan, gradualmente, a desarrollar cada vez en un mayor número de personas, conjuntamente con el sentido interno de comprensión: -conciencia intuitiva e inspirativa- de las leyes –y valores- universales, mediante cuya guía se realiza el anhelo del ser humano de armonizar en la fuente universal en su eterna carrera de autorrealización.

Automáticamente, el propio nivel evolutivo permite formar parte con una esfera mental, -dentro de la ecología mental conformada por todos los seres encarnados, en un momento dado, en un determinado planeta o por quienes, se encuentran en la dimensión espiritual, también en determinados momentos-. Las propias facultades espirituales, como la intuición, la clarividencia, y cualesquiera otras de la extensa gama de las cuales está dotado el ser humano –y cada ser de los tres reinos naturales-, por medio del desdoblamiento o proyección espiritual, se proyecta al lugar donde se encuentra la información, en un archivo físico o en el archivo espiritual,–alma o periespíritu-, del ser que la contenga, donde la lee y la transfiere a la conciencia objetiva como percepción intuitiva, o, mediante las inspiraciones que por el pensamiento le trasmiten los seres afines o guías espirituales, por cuyo medio les aportan las ideas creativas sobre el qué, el cómo, el cuándo, el dónde, el quién, el cuánto y el por qué de cada objetivo que es preciso realizar, como una interrelación efectiva entre la dimensión espiritual y la física. La importancia del estudio es que conecta a cada ser con las fuentes variadas –a nivel de ecología mental- donde reside el grado necesario de conocimiento acorde al objetivo de turno. Esa interrelación es complementada por medio de la fuerza de empuje y la de bloqueo, que en un momento dado estimula o inhibe la acción buscando la perfecta manifestación en el instante oportuno.

Dentro de la Doctrina Universal, el Espiritismo es quien presenta un conocimiento más completo, amplio y profundo de todas las facultades espirituales del ser humano, así como de los procedimiento correctos para su mejor desarrollo y uso efectivo, controlando todos los riesgos y propiciando seres humanos equilibrados física, mental y espiritualmente, con plena conciencia de su misión en la vida.

Si una persona quiere conocer la razón por la cual se encuentra en el planeta tierra –o en cualquier otro del infinito universo- entre todas las inmensas corrientes de pensamientos que aportan válidos y efectivos conocimientos, que son muchas y es preciso conocerlas todas, la que mejor habla a la inteligencia humana, es el Espiritismo. Un mayor número de personas, aún, con confianza, precisan acercarse a su estudio. Muchos creen que solamente se trata de comunicarse con los espíritus de los desencarnados, -quienes suelen experimentar el deseo de hacerlo cundo un ser querido pasa a mejor vida, lo cual es un anhelo loable y factible de ser satisfecho de múltiples maneras, muchas veces sin intermediarios, por la propia percepción de la persona en particular-, empero, el Espiritismo es mucho más que eso. Aporta conocimientos amplios y certeros sobre Dios y sus leyes divinas –valores universales-, conformando una de las doctrinas morales más hermosas y completas del planeta tierra. Aporta conocimientos precisos sobre la reencarnación, las facultades espirituales y su desarrollo, la pluralidad de mundos habitados, el perfecto equilibrio evolutivo-espiritual, la comprensión de los grandes enigmas de la historia de la humanidad, y, prácticamente la respuesta a todas las preguntas e inquietudes que se pueda formular la mente humana, y aquellas preguntas que aún esperan respuestas, enseña los caminos mediante cuyo seguimiento, cada persona será capaz de encontrar la acorde al propio potencial desarrollado; aprende además, a seguir siempre adelante, sin aceptar límites de ninguna naturaleza, para ello, tiene por delante el eterno presente como escenario para amar, estudiar, aprender, trabajar y adquirir nuevos estados de conciencia. Recuerda, lo que se es incapaz de hacer por sí mismos, nadie lo hará por nosotros. Es preciso erguirse y asumir, digna y voluntariamente, el propio reto. Tú eres el caminante y el camino que conduce a Dios, es tu derecho –y tu deber, también-. recorrerlo. El mérito, y el salario cósmico, también.

Los estudiantes de la Doctrina Universal poseemos el conocimiento y el poder para contribuir a transformar el planeta tierra en un mundo mejor: de bienestar, progreso, armonía y amor. ¿Qué estamos haciendo para cumplir adecuadamente nuestro rol? Si queremos que mejores líderes dirijan los destinos del planeta, es preciso que los hijos –e hijas- de la luz, pongamos manos a la obras. El tiempo ha llegado; la misión es nuestra. Demostremos la validez de nuestro conocimiento. Debemos tomar el control de todos los puntos claves mediante los cuales se pueda aportar la mayor suma de bien posible a la humanidad, –o actividades de cualquier índole: profesionales, sociales o de servicios, en las cuales se pueda ser útil al bien común, dando cada quien su propio aporte-. El mundo en el cual viviremos mañana, en nuestros próximos ciclos de vida, será el que contribuyamos a construir hoy. Cosecharemos lo mismo que sembremos, ahora. Adelante. (Nota del 02 de agosto de 2009).

LOS GUARDIANES CÓSMICOS

TRASCENDENCIA DEL KARMA SEGÚN EDGAR CAYCE

LOS GUARDIANES CÓSMICOS

©Giuseppe Isgró C.

Puerto La Cruz, Venezuela: 1990.


Existe un mecanismo de custodia en el cumplimiento de la ley de acción-reacción, a cuyos efectos están sometidos los seres humanos, conjuntamente con todos los integrantes de los tres reinos naturales.


Una sabia ley expresa: -“Con la misma fuerza con que se tira una pelota a la pared, ésta rebota a quien la lanzó”.


El Universo está regido por la ley de afinidad, entre otras, la cual rige el sistema y el orden universales. Se manifiesta el equilibrio de las fuerzas en juego por medio de la ley de acción-reacción, es decir: causa y efecto, en armonía con el balance de la ley de justicia, la ley de igualdad y la ley de compensación. Cada cosa está en el lugar que le corresponde, cumpliendo una función específica que los “guardianes del mundo” supervisan. Todo está sometido a su control y vigilancia.


En este orden de cosas, las fuerzas del bien predominan siempre buscando el equilibrio vital. Se controla el mal con el bien y la oscuridad con la luz.


La inteligencia Cósmica es la fuente reguladora de todo bien, por medio de los parámetros de los valores universales, rigiendo el camino del progreso, de la sabiduría, la perfección ascendente, donde, aún cuando el ser humano dispone del libre albedrío, realmente alcanza la auténtica libertad sólo cuando armoniza con las leyes universales, viviendo, como decían los estoicos, de acuerdo con la naturaleza. Al desviarse del libre curso natural, su avance encuentra obstáculos que le antepone “los guardianes cósmicos”. Pese a que existe un mecanismo tipo ordenador universal regido por las leyes antes mencionadas de afinidad, justicia, igualdad y compensación, entre otras, conjuntamente con la ley de atracción que acciona en base al saldo de la suma existencial -y a la índole de los propios pensamientos-, que otorga un poder análogo al saldo en el balance de vida, en un momento dado, que ubica y reubica, automáticamente, a cada ser, en el orden que le corresponde, los guardianes cósmicos ejercen una labor, además de vigilancia, de asistencia espiritual, de protección y guía inspirativa, -fuerza de empuje o de bloqueo-, que a la vez, cumple un rol pedagógico.


Los guardianes cósmicos supervisan el universo y cada planeta de turno en donde a cada quien le toque vivir, en un momento dado. Cada nación, ciudad, pueblo, grupo, familia, individuo, etcétera, los tiene, bien sea que hay sido elegidos por méritos propios por los regidores universales o por afinidad, deber, justicia, o cualesquiera otras causas. Constituyen una especie de guías espirituales a cuyo cargo reposa la vigilancia del bien universal. Desde la más remota antigüedad se ha reconocido su existencia y quien sabe ver, ve su inherencia en muchos aspectos de la vida diaria, que se presentan como coincidencias, aparentes casualidades, etcétera.


El ser humano es poseedor de esa “vocecita” interior que le indica lo que es prudente realizar. Por medio de la inspiración, los guías espirituales comunican por el pensamiento las ideas directrices necesarias a la persona que las recibe para orientar o reorientar su acción. Esa inspiración tiene una vertiente psico-cinética, mediante la fuerza de bloqueo, que inhibe la acción hasta el momento oportuno, que coincida con el sincronismo –engranaje- cósmico, y la fuerza de empuje, que impele a la acción, para llegar al lugar correcto, en el momento adecuado haciendo la cosa pertinente, apareciendo el resultado como una simple coincidencia, empero, es pura “causalidad”. El Creador Universal, como manifestación de la Ley Cósmica, se expresa, también, en una efectiva acción pedagógica, en la conciencia por medio de los sentimientos correspondientes a los valores universales inherentes a las lecciones precisadas por la persona en particular.


La conciencia, inexorablemente, deja oír su voz de aprobación o reprobación, como un sentimiento de lo justo o de lo injusto. La persona sabe si lo que ha hecho está bien o no, sin que nadie se lo diga. Es una percepción por medio de la conciencia. La tranquilidad interior vale por todos los tesoros apetecibles. La ley moral que en ella rige se impone como fuerza estabilizadora del equilibrio, del orden y de la armonía cósmica.


Los regidores del orden universal, a través de las inmutables leyes del amor, de la afinidad, de la justicia, de la igualdad –en la ley y ante ella-, la de compensación, de la paz interior y de la atracción y repulsión, -donde lo semejante atrae a lo semejante y repele lo contrario, automáticamente-, estimulan al ser armónico, a quien usan como canal de expresión de la Inteligencia Superior; empero, en caso contrario, anteponen resistencia que inhibe o neutraliza resultados, ubicando al individuo en situaciones cuyas experiencias le modelan positivamente. En vano se afana cada quien; en todo caso, ellos vienen a prestar su concurso cuando se busca el supremo bien en todas las cosas. Aunque en todos los grados, por la ley de atracción, cada quien coopera y a la vez encuentra cooperación según la índole de su objetivo si existe la suficiente persistencia en la realización del mismo. Entonces, oportunamente llega la solución buscada. Surge el contacto que aporta justo el dinero requerido, la persona que resuelve el caso, el médico que cura, el que tiene el conocimiento requerido, siempre en el momento oportuno.


Los guardianes del cosmos –y del planeta- regulan los mecanismos bienhechores para todos los seres humanos. Constituyen la “policía divina” que nadie puede burlar. Supervisan la realización de las metas implantadas por “los regidores del mundo” según los planes trazados por el Gran Arquitecto del Universo.

 

-II-

En una hoja de cálculo electrónica, al sumar o restar cifras en cualquier columna, simultáneamente –instantáneamente- se arrojan los resultados en el gran total. Esta es la manera como actúa la ley de compensación. Cada acto realizado es compensado instantáneamente en el gran total de la suma existencial. Según los diferentes totales de las “hojas de cálculo” internas del ser humano, se reflejan resultados exteriores, automáticamente. Aquí reside el secreto supremo de la ley de atracción: la potencia que en forma análoga atrae los respectivos resultados, coincide exactamente al nivel del saldo de la suma existencial. Mientras más elevado sea el nivel del saldo existencial, en ese mismo grado actúa la fuerza de atracción, bien sea en su polaridad positiva, si es un saldo existencial positivo, o en polaridad opuesta, de resultar un saldo en signo opuesto.


Los “guardianes cósmicos”, en cada mundo, existen igual que el dolor en el cuerpo, el cual avisa sobre la existencia de algún trastorno orgánico o la insatisfacción personal, que refleja la existencia de la ausencia de equilibrio espiritual, que es preciso alcanzar. Ellos, cuando todo procede bien, estimulan el estado armónico, el contento personal, la abundancia de felicidad, etcétera. Supervisan el equilibrio de fuerzas o la carencia del mismo, que constituye de por sí un mecanismo regulador que se denomina “guardianes cósmicos”. Si bien el mecanismo de la ley cósmica actúa en forma instantánea en la conciencia individual de cada quien, arrojando el veredicto como saldo existencial en la propia conciencia, los guardianes cósmicos, constituyen, a la vez, los pedagogos, los vigilantes y los reguladores del bien, de la luz, del amor, de la justicia, del progreso, de la armonía, de la riqueza universal, sin acaparar nada egoístamente, el poder realizador, el equilibrio, el orden, la vida, la inteligencia, etcétera.


Usar la cooperación cósmica de los guardianes del planeta asegura resultados positivo, independientemente del nivel de logros apetecidos. Es factible beneficiarse con su sintonía.


Solicita la cooperación cósmica de los guardianes universales, -del planeta de turno-, armoniza cósmicamente, permite que dentro de ti fluya la luz, el amor, la abundancia, el poder, la riqueza, sin acaparar nada egoístamente, sino para que fluya hacia los demás la mayor suma de bien posible a través de tu servicio.


En la medida en que la riqueza a través tuyo fluya hacia todos los demás, tú tendrás todo lo necesario para mantenerte vigente aquí y ahora. Oportunamente vendrán en tu ayuda los guardianes cósmicos, trayendo las situaciones equivalentes que constituyen tu oportunidad de servicio, abundancia, progreso y riqueza.


Mientras tanto, empléate a fondo utilizando tu energía creativa en la realización de metas claramente definidas por escrito. Actúa con constancia, tenacidad, voluntad y prudencia, que implica sabiduría. El mundo sigue adelante y tú estás en él. Avanza con paso firme, todo saldrá siempre bien, si cree en ello y actúa con determinación de vencer en las pruebas de la vida. Tú triunfas cada día más y mejor, en bien de todos.


Afirma con creencia positiva:


-“Guardianes Cósmicos”, que veláis por el bienestar colectivo y por el cumplimiento de las leyes de justicia, amor, armonía, cooperación cósmica, compensación, sostenedme fuerte frente a todas las situaciones, con la mente clara y lúcida, para ver las oportunidades cambiantes en cada cosa y ser útil al bien supremo. Que sea yo un elemento benéfico al colectivo humano, siendo cada día un mejor canal de expresión de la inteligencia divina allí donde yo sea más útil. Me pongo bajo la guía e inspiración superior de los guardianes del mundo y del Creador Universal en el cumplimiento de mi misión en la vida. Así sea. Así será. Hecho está.


Adelante.

 

LA INTELIGENCIA ANIMAL

LA INTELIGENCIA ANIMAL

©Giuseppe
Isgró c.

El reciente envío del artículo escrito en 1969, con el título María Dondena, la gata que realizó una hazaña, basado en un hecho real acontecido hacia la mitad de la década de los años 50, del siglo XX, me ha traído de vuelta diversos relatos de primera fuente, los cuales sumados a otros del conocimiento del autor, sintetizaremos a continuación:

En primer lugar, la señora Ilse nos cuenta textualmente:

-“Conmovedora historia GIUSEPPE…si sabré yo lo que es de grande el amor de algunos animales ..podría yo relatarle tantas historias de mis animales, que han sido tantos, desde mi infancia…pero le contaré una en especial…Hace ya 7 años, sucedió que cerca de mi casa fueron invadidas unas tierras…al cabo de 9 meses de estadía de los invasores se dio una orden de desalojo que ejecutó la policía..entra tanto desorden via un asustado perrito que casi fue atropellado de no haber sido por la intervención de un policía que me auxilio para ir en su ayuda…al día siguiente visité los terrenos en compañía de su dueño y ví en uno de los pisos improvisados que quedaron al animalito echado justo en la que debió ser la puerta ..me saludo con alegría y nos acompaño en el recorrido…pasaron 15 días y ya no aguante el ver a esa perrita (resulto ser una hembra) en el abandono y decidí traerla aunque ya era difícil tenerla (era la 5ta adoptada) la escondí en una habitación para que pasara desapercibida y evitar los regaños de mi esposo mientras se acostumbraba a la casa..al tercer día mi esposo me pregunto hasta cuando tendría a mi huésped escondida y en medio de risas esa noche espere con alegría la mañana para sacarla de su escondite… paso la mañana feliz recorriendo la casa y conociendo los alrededores…y al mediodía al llegar mi esposo lo recibió con la alegría de quien ve llegar a su amo en compañía de mis otros cuatro perros…mi esposo estaba muy contento de tanta nobleza y yo feliz de haber tomado la decisión correcta. De eso hace ya 7 años y ella nunca más salio a la calle, nunca he tenido que someterla para que no se escape y es mi compañía permanente..cada día ella se dedica a dormir y a comer como quién no quiere dejar de disfrutar de lo que la vida le regaló…YOYO se llama pues va para arriba y para abajo junto a mi siempre…”-.

Antes de todo, expreso mi gratitud a la señora Ilse, por este hermoso relato, del cual se puede destacar lo siguiente:

1. Al permanecer la perrita en el lugar en el cual vivía, pese a haber sido invadido, indicaba el apego a lo que consideraba su hogar. Esto es lo que se podría denominar como el sentido de pertenencia.

2. Al haberla adoptado la señora Ilse, y llevado a su casa, y guardado en el closet, durante tres días, ella cooperó silenciosamente, como si supiese que debía guardar silencio, ya que de eso dependía, probablemente, su permanencia en aquel hogar mientras se obtenía el consentimiento del esposo de Ilse.

3. Cuando finalmente, éste consiente en que se quede con ellos, la perrita, a mediodía, a su regreso a casa, sale a recibirle cariñosamente y agradecida. Es decir, ese hecho demuestra que sabía que él había dado su consentimiento. Además de eso, fue a demostrarle su gratitud y su afecto, ejerciendo el poder del amor y conquistando al ser humano por su influjo. La perrita Yoyo, estaba recorriendo el antiguo camino del amor preconizado por la Doctrina Jainista , una de las más antiguas conocidas en el planeta tierra, anterior a los Vedas. Es decir, Yoyo, estaba practicando el camino del amor, uno de los más antiguos conocidos en el sendero de la sabiduría. Nada más y nada menos, tampoco.

4. Luego, el acompañamiento de Yoyo a Ilse, a donde ella fuere. Los animales saben quienes le quieren y responden a su afecto y se apegan a las personas. El ser humano, también es sensible a este cariño, por cuanto los animales son capaces de darlo de manera desinteresada.

o El poeta Alfio Taccia, en una poesía dialectal siciliana, con el título: Mi perrita, dice:

“…me ha hecho siempre compañía;

dentro de la casa o fuera, en todas partes,

me la encuentro, contenta, a mi lado.

“Comprende como una persona adulta,

y con devoto afecto me observa;

en esta vida de grandes pruebas

es un torrente de amor y de poesía”.

“Pienso que nadie, entre la gente,

por sentimiento, por profundo afecto,

puede estar a la par de cualquier perro”.

“Que este animalazo no pretende nada,

demuestra la dulzura que en su ser trae,

y no cambia jamás sus sentimientos”-.

Sin duda, esta es la razón por la que hoy en día cada vez mayor número de personas tienen algún tipo de mascota, por cuanto encuentran en ella la expresión de un cariño genuino que emociona y llena a la persona en elevado grado. Es decir, los animales son capaces de dar amor en una forma tal que compensan con crece el de los humanos.

5. Luego, surgen varias preguntas:

o ¿Piensan los animales? Sin duda alguna; no le quepa la menor reserva de que sí piensan y existen muchas observaciones tanto científicas como “empíricas” que así lo demuestran.

Un ejemplo: En días pasados, la gata del edificio en que habito, a la que de vez en cuando le doy algo de comer y le hago cariño, mientras recorrería el estacionamiento para botar un par de bolsas de basura, ella se encontraba en el área del hall de entrada, pero la puerta que nos comunicaba estaba cerrada; al ver que no me dirigía a ella para abrirla y observar que iba hacía la parte en que se encuentran los recipientes, a la velocidad del rayo subió por la escalera, y por la abertura que comunicaba con el lugar hacia donde yo iba, saltó y me vino al encuentro. ¿Eso no es pensar? ¿Y los pajaritos que mojan la perrarina para ablandarla y así poder comerla? ¿Y aquellos que colocan las nueces exactamente por donde pasan las ruedas de los coches, para rompérselas? ¿Qué es eso? ¿Solamente instinto?

¿Qué es un instinto? La mejor definición que he encontrado al respecto es la dada por Allan Kardec en El Libro de los Espíritus: -“El instinto es un grado rudimentario de inteligencia”-. Y el atributo de la inteligencia ¿quién lo posee? Por supuesto: el espíritu. Si los animales poseen el atributo que es inherente al espíritu, es porque también posee éste, caso contrario dejarían de poseer ambos: es decir: lo poseído y el poseedor.

Preguntamos:

1) ¿Tienen espíritu los animales o simplemente tienen un instinto de acuerdo a la especie?

2) ¿Tienen los animales facultades espirituales, -o psíquicas, análogas a la de los seres humanos?

Un amigo del autor, también a raíz de la lectura del relato de María Dondena, me refirió un caso, pero al concluir, él mismo saca una conclusión, diciendo: -“Bueno, para realizar tal cosa, el gato debió de haberse desdoblado y eso es imposible, ya que para hacerlo debería tener espíritu y simplemente no lo tiene”-. El expresaba la teoría de que los animales solamente tienen un “instinto”, en vez de espíritu, además del cuerpo y del alma, que en la acepción espirita actual, alma equivale al peri-espíritu acuñado por Allan Kardec, y al hilo de plata de Aurobindo, o al doble etéreo de las diversas corrientes ocultistas. La observación precisa de los hechos demuestra otra realidad, es decir, los animales tienen espíritu; vayamos más lejos todavía: los vegetales, tienen espíritu; más lejos aún: los minerales tienen espíritu. En el curso del presente trabajo –y de otros subsiguientes- lo demostraremos.

Ahora bien: Al mundo animal se le denomina así, desde la más remota antigüedad, porque los animales tienen alma. En italiano alma se dice anima. Alma deriva del griego psique, empero, en la acepción antigua, es equivalente a Espíritu, es decir, representa al espíritu y no al peri-espíritu; si bien, a través de la historia han sido utilizados ambos términos, es decir, alma y espíritu como sinónimos.

Empero, paralelamente, siempre se ha hecho la diferenciación entre alma y espíritu, siendo éste el ente inteligente que anima al ser humano y a los seres de los tres reinos naturales, y el alma, el elemento intermedio –o de enlace- que une al espíritu con el cuerpo. Esa es la ley; una sola que rige todo. Por lo cual, una de dos: o la ley es una que rige todo, o ese principio es susceptible de revisión.

Todos los seres poseen cuerpo, alma y espíritu. Por ejemplo: los minerales están dotado del espíritu del respectivo elemento, por eso se le denomina espíritu elemental de la naturaleza y está dotado de cuerpo, que es el elemento en sí, del alma y del espíritu.

El espíritu elemental de un elemento, vibra a una determinada frecuencia, y al hacerlo, materializa el elemento respectivo, por ejemplo: el hierro, el plomo o el oro; pero, entre el elemento materializado y el espíritu que vibra, existe el alma, que es el vínculo de enlace entre ambos. Esa es la ley universal. Es preciso meditarla y comprenderla a fondo.

Igual ocurre con el mundo vegetal. Estos dos puntos serán objeto de un artículo posterior.

En segundo lugar, un amigo del autor, el arquitecto Cesar M., al referirle que había leído el artículo enviado por correo electrónico, le mencionó que, en 1984, cuando él se residenció en la Población de Clarines, procedente de Caracas, tenía e su casa un gato que quería mucho, pero, en el patio de la misma había otro, “salvaje”, el que había hecho del lugar su hogar, pero que constantemente andaba a la caza del otro gato con intenciones poco buenas. Para evitar que le hiciese daño a su gato, un día agarró al “salvaje”, lo metió en un saco, y se lo llevó a la Población de Boca de Uchire, distante por lo menos quince kilómetros, soltándolo en la playa. A los pocos días, el “gato salvaje” estaba de vuelta en la casa de Clarines, como si nada.

-“Pero, -dijo el Arquitecto M., el gato salvaje jamás permitió que le volviese a agarrar”. Ni tonto que fuera. Luego, hay quien dice que los animales no piensan. ¿No piensan? ¿Usted cree eso? Muchas cosas deberá modificar el ser humano en su manera de pensar. Es preciso aprender a leer la realidad en el libro de la vida. Aquí, por supuesto, cabría una pregunta no exenta de cierto grado de humor, y es la siguiente: -“Piensan los seres humano? Aunque usted no lo crea, es una pregunta seria. Usted tiene derecho a creer que los seres humanos piensan. En verdad, han existido y existen un gran numero de personas pensadoras; pero son tantos los ejemplos……..que podrían aducirse en sentido contrario, o, ¿usted no conoce algunos? Durante quince siglos las opiniones de Aristóteles eran aceptadas sin reflexión por los más importantes científicos, que se supone son pensadores; cuando alguno de ellos encontraba que Aristóteles se había equivocado, solía decir “que el cuerpo humano había debido cambiar desde su época hasta ahora”. Entonces, uno se pregunta: ¿Piensan los seres humanos?

El Creador Universal, como Don Divino, otorgó el libre albedrío. Por supuesto, cada quien es responsable del uso que le da. Empero, la vida va enseñando a cada persona, oportunamente, y de acuerdo al propio nivel evolutivo, la manera más efectiva de pensar, percibiendo, por grado, la verdad universal.

En tercer lugar, un caso que, según el relator, lo refirió el conocido locutor Santos Guaita. El suceso describe a un individuo que quería deshacerse de su perro, y se lo llevó tan lejos, en la montaña, de manera que no pudiese regresar, que él mismo se perdió, sin saber como volver, hasta que se le ocurrió soltar al perro, para que le guiase, y de esta manera, poder hacerlo hasta llegar a un lugar conocido. Claro, se trata de la superioridad del hombre. El hombre piensa; el animal sabe. ¿En qué consiste la diferencia?

Cuando el hombre llega al límite de su capacidad de razonamiento, por medio de la lógica inductiva y deductiva, se activa la facultad intuitiva y percibe la nueva realidad que precisa conocer, entonces sabe sin saber cómo sabe ni por qué sabe; o recibe una inspiración por medio del pensamiento de fuentes espirituales que se lo transmiten, y entonces sabe algo, ahora, que apenas unos minutos antes no sabía, pero que si no lo anota, poco después se le puede olvidar y entonces, uno se pregunta: ¿era él el que sabía o alguien por el pensamiento le comunicó lo que precisaba? ¿Quién lo hizo y cómo? ¿Es un conocimiento racional o trasciende la razón? ¿Este mecanismo perceptivo de los animales se mantiene intacto mientras que en el ser humano, por falta de uso, se ha atrofiado y precisa volverlo a desarrollar?

Un cuarto caso, se lo contó al autor, un constructor italiano de nombre Nazareno, quien quería deshacerse de su perro y lo dejó en un lugar distante de su casa de alrededor veinte kilómetros. A los pocos días, el perro estaba de vuelta a la casa. El señor Nazareno, viendo la fidelidad del perro, experimentó tal emoción, que jamás volvió a intentar deshacerse de su perro.

A su vez, el señor Nazareno, le relató una experiencia que por su interés, la referiremos en forma breve: él era un cazador asiduo de diferentes especies de animales: conejos, venados, etcétera. –Espero que el lector de este artículo no sea un cazador, ni que en un futuro próximo se siga practicando este erróneamente denominado deporte, cuyo verdadero nombre no voy a mencionar aquí-. En diversas ocasiones, experimentó el espejismo del cazador. Ve la presa, le dispara y cuando va a buscarla, no hay nada. Según él, diversos amigos o conocidos suyos, cazadores veteranos, han experimentado el mismo fenómeno. Es digno de análisis: Veamos algunas preguntas:

A) -¿Se trata de una alucinación? ¿Real o imaginaría? ¿Qué es una alucinación? ¿Qué es una percepción imaginaria?

B) ¿Se trata de una materialización del espíritu de un animal? ¿Cómo ocurre el fenómeno, de ser así?

C) ¿Es una percepción clarividente, que tiene el cazador, del espíritu del animal? Por ejemplo: 1) Percepción clarividente con desdoblamiento o proyección espiritual. 2) Percepción clarividente con materialización. En este último caso, denotaría una inteligencia espiritual del espíritu del animal capaz de dirigir el fenómeno en forma análoga a como lo realizan los entes espirituales humanos. (Muy significativo.)

D) ¿Es una manera de la naturaleza defenderse? Son preguntas para reflexionar. El Libro de los Médium, de Allan Kardec, explica con claridad la extensa gama de facultades espirituales del ser humano, las cuales son idénticas en los animales. El libro: ¿Tienen los Animales Alma? de Ernesto Bozzano, presenta un gran repertorio de fenómenos con un riguroso análisis científico, tomando en cuenta que Bozzano representa una de las mentes más agudas del siglo XX y conocedor profundo de toda la extensa bibliografía mundial hasta su época, teniendo una biblioteca especializada de por lo menos diez mil libros sobre temas vinculados a la Parapsicología , al Espiritismo y áreas afines.

Un quinto caso, observado por el autor de este artículo:

En 1977, un chaval obsequió a mi esposa un periquito, de los que en Venezuela se llaman “cara sucia”. El chaval prácticamente “empolló” el huevo del cual nació el perico, por cuanto lo sacó de un nido, en el campo, y él le daba calor, hasta que nació; era tan pichoncito cuando mi esposa lo recibió, que lo tuvo que alimentar metiéndole pan con leche en la boca, hasta que fue capaz de comer por sí solo. Por supuesto, el periquito no conoció a sus padres, solamente, en primer lugar al niño que virtualmente lo empolló, y en segundo lugar a mi esposa y a mi que comencé a ocuparme de él, hablándole, dándole cada mañana café, con una cucharilla, comida, jugo, agua, etcétera.

Al periquito le pusimos por nombre Lorenzo. Cada mañana, al hacer café le preguntaba: -¿Quieres café Lorenzo? Acto seguido, se lo daba con la cucharilla. Al poco tiempo, al comenzar a colar el café, y percibir el olor, sin decirle nada, él empezaba a decir: -¿Quieres café Lorenzo?, y lo repetía un montón de veces. De esta manera, aprendió un extenso repertorio de palabras, algunas en italiano, otras en castellano, una determinada manera de silbar, que el autor le enseñó y un característico gorgojear de los periquitos. Realmente, con el tiempo, ese periquito era virtualmente una “persona”, y respondió al cariño en grado excepcional.

A un cierto momento, lo regalamos a mi mamá, quien lo tuvo en su casa alrededor de diez años, hasta que ella se fue a vivir a un apartamento y nos lo devolvió, en 1991. El recordaba todo su repertorio aprendido catorce años antes. Le compré una compañerita, pichoncita, y convivieron alrededor de seis meses juntos, hasta que un día, una perra del autor, mandó a mejor vida a Lorenzo. La periquita, nunca, hasta ese entonces, había aprendido ninguna palabra; y Lorenzo, salvo las veces en que me ponía con él a repetir el repertorio de palabras que le había enseñado, no solía hacerlo. Esa noche, alrededor de las 23 horas, (11:00 PM), la periquita, que la teníamos dentro de la casa, comenzó a repetir el total repertorio que se sabía Lorenzo. Mi esposa y yo nos miramos a la cara, y nos pareció un hecho sorprendente oír de nuevo a Lorenzo, buscando a ver donde se encontraba. Pero, era imposible; nosotros ese día lo habíamos botado con la basura. Nos causó un efecto impresionante y se nos rizaron los pelos al ver que la periquita repetía una y otra vez el repertorio de Lorenzo, igual que hubiese sido él; además, no había diferencia: “era él”, o idéntico a él. Conservo la nota con lo ocurrido, escrita esa misma noche, con la descripción del repertorio, y con la hora exacta en que comenzó a gorgojear. Al día siguiente, continuó, la periquita repitiendo el repertorio, una y otra vez, y durante varios años, hasta que un gato le envió, a su vez, a mejor vida, la periquita no olvidó su repertorio “aprendido” por “vía directa” de Lorenzo.

¿Qué ocurrió allí? ¿Lorenzo le enseñó a la periquita su repertorio? La periquita conocía todas las palabras que sabía Lorenzo, ni una más ni una menos; es decir, no sabía ni una palabra nueva excepto las que sabía Lorenzo. De ser Lorenzo quien le enseñó su repertorio, es ya un hecho extraordinario. Es decir, los animales tienen capacidad de aprender y de enseñar, recíprocamente. No hay duda de ello. Pero, la periquita, nunca antes había repetido el repertorio de Lorenzo, ni una sola palabra. Solamente a partir de esa noche.

Comentando el caso con un amigo, el Ingeniero Víctor Carvajal, él me comentaba que en su casa tenía dos perritas, una ya de bastante edad y otra jovencita. Un día, la perra de edad, pasó a mejor vida, por circunstancias fortuitas, y a los pocos días, el ing. Carvajal observó que la perrita más joven comenzó a adoptar la conducta de la otra perra. ¿Por qué razón adoptó la conducta de la perra que se había ido a mejor vida?

Evidentemente, es la influencia del espíritu de la perra desencarnada, que, pese a encontrarse en la dimensión espiritual, frecuenta el ámbito en que se desenvolvía en la dimensión física, manteniendo una interrelación con los miembros que integran el ambiente, semi-posesionándose de la perrita más joven, quien por esa influencia adopta la conducta de la otra. Es un fenómeno natural entre los humanos, entre ambas dimensiones, y lo es, también, entre los demás miembros de los tres reinos naturales.

Los salmones, desde Europa van a desovar en la zona del mar de los Sargazos, subiendo río arriba. Allí esa generación termina, por cuanto pasa a ser alimento de la emergente. La nueva generación de salmones regresa a Europa, por una ruta, que año tras año los salmones siguen en forma inequívoca. Pero, no hay ningún salmón que haya efectuado la travesía con anterioridad. ¿Cómo conocen la ruta? ¿Por qué, al llegar a cierto lugar, donde en la actualidad no existe ningún obstáculo, los salmones se desvían, como si bordearan un obstáculo imaginario, en forma de semi-círculo de 180 grados, para luego seguir en línea recta, por la misma ruta que traían antes de iniciar el semi-círculo? Los estudiosos, entre ellos Charles Berlitz, creen que es una demostración evidente de que allí había, antes un obstáculo, probablemente la Atlántida , pero que ya no existe, pero, los salmones siguen bordeándolo. ¿Por qué se realiza el desvío frente a un obstáculo inexistente? ¿Cómo lo recuerdan, si antes jamás pasaron por allí? ¿Qué explicación podemos dar al hecho?

Aquí podemos encontrar por lo menos tres respuestas:

1. La primera: Los espíritus de los animales también reencarnan al igual que el de los seres humanos. La elasticidad del alma –peri-espíritu- que une al espíritu con el cuerpo del salmón, es más flexible que la de los seres humanos, lo cual le permite recordar informaciones relativas a vidas anteriores, por cuanto ya saben el camino de vuelta a Europa. Lo han efectuado millones de veces. Es una memoria extra-cerebral conservada en el alma, reflejada en el espíritu del salmón como aptitud o capacidad de hacer, comprender, saber o percibir. El espíritu del salmón, como espíritu, sabe, y conserva la conciencia de ese saber a nivel objetivo por la elasticidad del alma, como percepción intuitiva conciente.

2. El segundo, es que poseen las facultades espirituales en perfecto funcionamiento natural, y por medio del desdoblamiento o proyección espiritual, en forma clarividente perciben la ruta que han de seguir.

3. El tercer factor posible es la guía espiritual, es decir, por semi-posesión espiritual, o por inspiración, un espíritu guía de los salmones dirige al líder o a los líderes. Recordemos el ejemplo de la perrita del ing. Carvajal, que adoptaba las costumbres de la que había desencarnado; y el caso de la periquita que comenzó a expresar el extenso repertorio del periquito que había pasado a mejor vida. Sería un fenómeno de inspiración, facultad ésta mediante la cual el mundo espiritual interactúa con el de la dimensión física.

Voy a concluir esta reseña con el siguiente ejemplo: Por el año 1997, en el edificio en el cual el autor de este artículo habita, había un perro que había sido del vigilante de la obra durante su construcción. Dado que él pasó a trabajar como conserje, el perro también se quedó. Con el tiempo, dada su edad y por efecto de un coche, el perro dejaba de mantener el equilibrio al caminar, con lo cual daba un espectáculo poco agradable.

Cierto día, el autor lo montó en su coche y lo envió con su esposa al veterinario; éste al poco rato le llamó para decirle que lo mejor de todo era enviar al perro a mejor vida, es decir, sugería practicarle la eutanasia. Después de darle las razones pertinentes y convincentes, el autor accedió, lo cual, sin duda alivió en alto grado lo que ese estado representaba para el perro, para no entrar en detalles. Era la opinión autorizada del veterinario y estoy convencido de que se hizo lo mejor, pese a que eso no era lo que yo deseaba para el perro.

Algún tiempo después, no más de dos meses, una noche el autor tiene un sueño, en el cual se encuentra en un gran patio, y a lo lejos ve avanzar hacia él una manada de perros ladrándole. En ese momento, durante el sueño, el autor recuerda que en esos casos lo mejor es quedarse tranquilo sin moverse y permanecer sin temor. Así lo hizo. Los perros siguen avanzando hacia él sin pararse, y prácticamente, por turno, varios de ellos le agarraron las manos y la introdujeron en sus bocas, como si iban a morderle. El autor se dio cuenta del peligro que implicaba, pero se sorprendió de ver que en vez de morderle las manos se las chupaban o lamían en forma afectuosa, como mostrando gratitud, alegría o actitud amistosa, durante un rato. Entonces, en el mismo instante percibí que los perros habían venido a darme las gracias por haberle evitado a su compañero lo que habría significado no enviarlo al veterinario, pese al hecho de ocurrir las cosas tal como acontecieron, con lo cual se le evitó cierto grado de sufrimiento al perro en cuestión.

El mundo animal y su contraparte espiritual es muy sensible con lo que ocurre con cada miembro de su respectivo grupo y también es susceptible de mostrar gratitud o, eventualmente, lo contrario, como mecanismo de defensa. Paradójicamente, Francesco Alberone, en un ensayo sobre el “peso de la gratitud”, demuestra como el ser humano es más reacio en transmutar los sentimientos de gratitud por los servicios especiales recibidos en expresiones afectivas de agradecimiento. Los animales son mas agradecidos que los seres humanos. ¿Lo duda usted? Bueno…hay muchas excepciones, es verdad. Pero, la verdadera practica del amor dice: -“Haz bien sin mirar a quien y sin esperar recompensas”. Este tipo de personas, que practican el amor, la generosidad, el altruismo y el servicio desinteresado, sí es más numeroso de lo que se pueda creer y va creciendo cada día más. Hay un ser humano verdaderamente especial que está proliferando en elevado grado, en todos los niveles y segmentos de la humanidad. Damos gracias por ello.

En artículos apartes, el autor analizará algunos ejemplos estudiados por Ernesto Bozzano, -y otros investigadores-, en su excelente obra, científicamente bien documentada, intitulada: ¿Los Animales tienen Alma?

Apreciado lector –o lectora-, gracias por seguirnos hasta aquí. El ser humano precisa un mayor conocimiento de las facultades espirituales y psíquicas, tanto de sí mismo como de los integrantes de los tres reinos naturales.

¿Quién posee un conocimiento claro, profundo, preciso sobre las facultades espirituales? ¿Dónde podemos ir para aprender a fondo el potencial infinito que existe en nuestro interior?

Existen diversas vertientes y caminos. Los mejores son:

1. La Ciencia Espírita o el Espiritismo científico-filosófico. Las mentes más brillantes de los siglos XIX, XX y lo que va del presente, han estudiado a fondo todas las facultades espirituales del hombre y existe una valiosa y extensa bibliografía a la cual se puede recurrir. Sugerimos leer, en primer lugar: EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS, DE ALLAN KARDEC, y el libro: EL PROBLEMA DEL SER Y DEL DESTINO, de León Denis, dos grandes clásicos.

2. La Parapsicología, la Metapsíquica , la Psicología Humanística y la Transpersonal , son fuentes obligadas de estudio, y existe abundante y valiosa bibliografía disponible.

3. Todas las fuentes esotéricas, ocultistas, el Yoga, la meditación el Taoismo, el Budismo Zen, el Sufismo, el Método Silva, la programación neuro-lingüística, la auto-hipnosis, etcétera, ofrecen elementos de interés.

4. La Sociedad de Investigaciones Psíquicas (SPR) inglesa y su homóloga americana, el Instituto de Investigaciones Metapsíquicas de París, La Asociación Espirita Andaluza Amalia Domingo Soler, en España, y tantas otras existentes en cada país, tienen una extensa obra bibliográfica que espera por las nuevas generaciones de mentes abiertas para aprovechar este valioso legado que habrá de conducir a la humanidad hacia su verdadero desarrollo y destino.

Expreso mi gratitud a las personas que con sus comentarios hicieron factible esta reflexión.

Adelante.