LA PROVISIÓN CÓSMICA

Por Giuseppe Isgró

E-MAIL: isgrocattafi@yahoo.es

Existe una ley inmutable de asistencia providencial que determina, claramente, la previsión cósmica en relación a cada ser, la cual destaca que, cada vez que se va a enfrentar situaciones que requieren provisión de dinero o de otra índole, con anticipación, la Providencia Universal atrae a la propia vida, con tiempo y oportunamente, la provisión suficiente y justa, para encarar las situaciones emergentes, cuando acto seguido se presentan.

Por eso suele destacarse que, cuando se ha tenido la oportunidad de ganar un dinero extra, ha surgido algún imprevisto que, justamente, se llevó la cantidad obtenida.

Cuando, pese a la previsión cósmica, una persona presenta situaciones por resolver, indica, de alguna manera, que la provisión oportuna, prevista por la Providencia, ha sido distraída en direcciones diferentes a las correctas, por lo cual se requiere efectuar una retroalimentación adecuada, administrando con mayor efectividad y previsión estratégica.

Mateo, (cap. 6, 25 al 34), expresa: -“No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo que no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y el Creador las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un codo a la medida de su vida? Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Aprended de los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se pudo vestir como uno de ellos. Pues, si a la hierba del campo, que hoy es y mañana va a ser echada al horno, Dios así la viste, ¿no hará mucho más con vosotros, hombres de buena fe? No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿qué vamos a vestir? Que por todas estas cosas se afanan los gentiles; y ya sabe el Creador que tenéis necesidad de todo eso. Buscad “el reino de los cielos” y su justicia, y todas esas cosas os serán dadas por añadidura. Así que no os preocupéis por el mañana; el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su inquietud”-.

Marcos Aurelio, el emperador filósofo, dijo: -“Todo lo que es armonioso para ti, ¡oh universo!, armoniza conmigo. Nada ocurre demasiado temprano ni demasiado tarde, si para ti acontece en su justo momento. Para mi todo es fruto si lo traen tus estaciones. ¡Oh naturaleza!, todas las cosas provienen de ti, son tuyas y a ti retornan”-.

Tomás de Kempis, acertadamente, reflexiona: -“Padre, Vos que sabéis que es lo mejor, dejad que aquello o esto suceda como queráis. Dad lo que queráis, tanto como queráis. Haced conmigo lo que creáis mejor y será en vuestro honor. Ponedme donde vos queráis y haced libremente de mi vuestro deseo en todas las cosas”-.

Medita en la sabiduría cósmica que, al planear, estratégica y tácticamente, el universo y dentro del mismo, cada planeta, con su potencial evolutivo, familia espiritual y objetivos por realizar, dentro de este, cada nación, con su doble familia espiritual y física, con sus líderes visibles e invisibles, con sus leyes inmutables y justas, donde cada ser está en su lugar y en plena armonía, de acuerdo a las leyes de afinidad y compensación que a cada quien da lo que se merece de acuerdo a su suma existencial; y, también el mecanismo de crédito cósmico, que otorga toda solicitud calificada, en la proporción correcta, para que, todo individuo, pueda solventar, oportunamente, sus carencias y realizar los proyectos que concibe en su mente.

La naturaleza, secunda a cada ser según sus verdaderas necesidades, siempre oportunamente, si se está armonizado con ella. La persona debe dejarse guiar por la inspiración divina que le estimula en el camino correcto, casi siempre a través de la insatisfacción creadora que busca mejores canales de auto-expresión.

La fe en este mecanismo cósmico del éxito, permite persistir en el camino de las propias realizaciones y quien persiste, siempre, oportunamente, encuentra los elementos coadyuvantes a la realización de su obra concordante con los planes cósmicos.

El pedido mental al Creador Universal visualizando el resultado final que satisfaga plenamente el propio requerimiento, sin tratar de imponer canal alguno de materialización, es la vía correcta para que funcione, adecuadamente, la Ley de Providencia universal. Adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s